LIGHT AND DARK: Survivors cap 66

LYCANCITO

Bueno llegó este cap… 😦
Uhm… me voy :v
Lloré al escribirlo, pero bueno :/

 

PÉRDIDA

Eyden estaba conversando con Alexia, sobre la posibilidad de que hubiera un traidor en el campamento, cuando de repente ambos sintieron un intenso dolor en el pecho.
Era el mismo dolor que sintió cuando sucedió lo de Ellie, por lo que su mente se vio ofuscada por unos minutos.
– “Aysel”; dijo Alexia llorando.

Eyden la miró incrédulo, movió la cabeza de un lado a otro, negando la posibilidad de que algo le hubiera sucedido. Trató de inmediato de comunicarse con ella, pero no pudo.
– “Alexia ¿Qué pasó?”; dijo sosteniéndola de los hombros.

En ese momento, Niv, Adalia y Melania ingresaron a la tienda de campaña, estaban preocupadas.
– “La mansión sufrió un ataque y Aysel… ella…”; empezó el llanto.

Eyden se quedó mirándola por un momento, un escalofrío recorrió su cuerpo, se puso de pie rápidamente y salió de la tienda de campaña.
Empezó a pensar rápidamente.
“No era momento de llorar, podía hacerlo, podía encontrar una solución, tal vez obligar a Neferet a usar su habilidad, no, no, eso la mataría”
– “¿Adalia, puedes usar la habilidad de Portal terrenal?”
Ella bajó la cabeza y con dolor dijo que no podía hacerlo. Melania tampoco, ninguna podía, sólo Neferet.
Eyden empezó a llorar, se arrodilló al suelo, y maldijo el momento que decidió quedarse, para proteger un reino que no le pertenecía… aún.

Todas las demás salieron de su tienda de campaña, y encontraron a Eyden llorando desconsoladamente.
Era la primera vez que lo veían así, tan indefenso… tan vulnerable.
De pronto se puso de pie, y corrió a la tienda donde descansaba Neferet.
Eyden ingresó, se arrodilló al pie su cama, ante la sorpresa de ella, que lo vio con lágrimas en los ojos.
– “¿Qué sucede?”; preguntó.
– “Aysel, ella… puede que muera…”; dijo llorando y tomándola de la mano.
Ella al instante comprendió a qué se refería.
– “Lo que quieres es imposible, podría morir, no estoy en condiciones de…”; Neferet se asustó al ver que los ojos de Eyden cambiaron de su característico color turquesa a uno negro.
– “Lo sé. Quiero preguntarte si puedes decirle a tu madre si es posible que…”
– “Uhm… Está bien”
– “Gracias”; dijo besándola.
Ella por primera vez desde que lo conoció sintió que ese beso estaba cargado de dolor, por lo que le incomodó por unos segundos. Sin perder tiempo, se concentró y comunicó con la reina Seliat.
Mientras tanto al oír esto, las demás chicas se arremolinaron en el lugar donde Neferet descansaba, incluso Michelle y Alice.
– “Madre, quiero pedirte un favor”
– “¿Qué sucede? Noto cierta tristeza en tus palabras”
– “Madre, necesito que vengas y lleves a Eyden a la capital de su reino, por favor. La vida de Aysel está en juego, también si puedes aplicar curación celestial en ella sería lo mejor”
– “Claro, aunque será un poco complicado, sólo podré hacer el viaje, pero no podré usar mi magia de curación al máximo, si lo hago, está muy lejos, y mi magia se verá muy reducida”
– “No importa”; dijo Eyden.
– “Está bien mamá, hazlo”
– “Muy bien, intercambiemos nuestra visión”

Unos segundos después, los ojos de Neferet brillaron, y en menos de 5 segundos, la reina Seliat apareció frente a todos, llevaba un vestido color negro y su hermoso cabello rubio al aire.
– “Woah, eso fue muy agotador…”; apenas llegó tomó de la mano a Eyden, y le dijo; “¿Irás solo? Porque sólo puedo llevar a una persona más, aparte de ti”
Alexia de inmediato se adelantó, la reina Seliat la miró, y una vaga sonrisa se formó en su rostro, al estrechar manos con ella.
– “Portal terrenal”; dijo finalmente.
Los tres desaparecieron.

…………………………………………

CAPITAL DEL REINO DE STRAUSS

La sangre parecía no detenerse, creo que mi fin está cerca, por primera vez en mi vida siento tanto frío, pero la idea de perder a mi bebé me atormentaba mucho más, debe vivir, pensé.

Krissel lloraba mientras aplicaba magia curativa, inútilmente. Las maids también aplicaban magia, pero no parecía resultar.
En ese momento, pensé que el forzar su cuerpo, podría hacer que Krissel sufriera un aborto.
La pérdida de sangre me había debilitado, por lo que reuní coraje y las pocas fuerzas que me quedaban para sostener la mano de mi hermana, y decirle:
– “Mi hora ha llegado”
– “No, Aysel, yo… por favor…”
– “Ráfagas de aire”; invoqué, lanzándola suavemente a ella y a las demás hacia atrás, quienes me miraron sorprendidas, lo que tenía que lograr debía hacerlo rápido, ya que no sabía cuánto tiempo me quedaba, y cada vez sentía más frío.

Creé una barrera mágica a mí alrededor, Krissel la golpeaba, llorando, tratando de atravesarla.
Respiré agitadamente, mientras las lágrimas caían por mis mejillas, estando como estaba, echada, alargué mis uñas volviéndolas como garras.

Cerré los ojos y con el dedo índice hice una incisión que iba desde mi ombligo hasta la parte baja de mi vientre. Podía sentir interiormente los latidos de aquél ser que se había formado en mi interior, hecho con amor.
Más sangre salió.
Lloré debido al dolor, pero aun así seguí. Mis latidos empezaron a acelerarse mucho más, mi mente parecía nublarse.
No hay tiempo para pensar Aysel, hazlo.

Mi cuerpo temblaba, por lo que fue un poco difícil usar mis manos correctamente, resistiendo el dolor y como si abriera un bolso, fui desgarrando con cuidado mi vientre.
– “Aaaaaaaaaaaaaaaahhhhh”; grité debido al dolor que aquello me provocaba.
El dolor hizo que dejara de pensar en la barrera y Krissel, aterrada se acercó a mí, no creyendo lo que veía.
No podía hacerlo sola…
– “Por favor Krissel, no permitas que muera, no lo permitas, sácala, por favor, te lo suplico”; dije llorando.
Krissel sólo asintió.

Sentí como metía sus manos y como con suaves Ráfagas de aire cortaba las fibras de mi carne. Resistí todo lo que pude, mi mente se puso en blanco.
Miré hacia abajo, cuando vi a Krissel, sacando de mi vientre el saco amniótico sin romperse aún con mi bebé dentro, que seguía brindándole oxígeno y nutrientes a través del cordón umbilical y la placenta.

Una sonrisa se formó en mi rostro y luego empecé a reír, a pesar del dolor que sentía y de la vida misma que se me iba.
Krissel temblaba al igual que yo, aunque por razones distintas.
De inmediato Krissel cortó el cordón umbilical, y envolvió al bebé en una esfera mágica de agua, la cual fue eliminando lo que quedaba del saco amniótico y residuos de placenta.
Podía ver como sus manitas y piecitos se movían lentamente, era el ser más hermoso que he visto en mi vida.
Luego de esto deshizo la esfera acuática y la sostuvo en sus manos, la envolvió en una tela color celeste que rompió de la maid más cercana.

Krissel me miró y estiró sus manos para que la sostuviera, pero ya no me quedaban fuerzas para seguir, así que ella la recostó sobre mi pecho, envolviéndola en una fina capa acuática para que no se manchara con mi sangre y movió mis manos para que pudiera tocarla.
– “Es una niña, y es hermosa, aunque muy pequeñita”; dijo Krissel con dolor y alegría a la vez.
– “Sí, y muy diferente a mí, no hace bulla, jajaja…ouch. Me duele mucho no poder verla crecer, no estar en sus primeros pasos, cuando se transforme a su forma ‘lobuna’, o cuando se case… Krissel, es tu sobrina, prométeme que la cuidarás y le darás el cariño y afecto que yo no podré brindarle….”; no pude terminar mi llanto era visible, pero trataba de no hacer ruido, mis ojos se cerraron. Pude sentir la calidez de su cuerpo, sus pequeños latidos, la respiración lenta y apacible….

gemelas_1
– “Lo haré, juro que lo haré”; dijo ella, apretando sus puños hasta sangrar.

La muerte nos llegará a todos algún día, al menos, tuve la dicha de poder conocerla antes de irme.
La acaricié, hasta que ya no pude mover mis dedos.
– “Eyden…”; dije en un susurro, recordándolo, cuando dos olores muy familiares aparecieron y vinieron a mí.
– “Aysel…”; me parece o es la voz de Alexia.
– “Aysel, no… no… por favor, no…”; era la voz de Eyden, lloraba, pero lo oía cada vez más lejano; “Nuestra hija es hermosa…”
Esas palabras hicieron que abriera un poco los ojos, me sorprendí al ver su silueta mas no su rostro.
Con el último aliento de vida que me quedaba, le dije que se acercara, le susurré al oído unas palabras, cuando una luz salió de mi pecho e ingresó al suyo, sonreí, aun sin poder verlo.
Había llegado la hora…
– “Cuí…da… la…”

– “No, noooooooooooooooooooo”
Un grito cortó el aire de la capital, deteniendo todos los sonidos que venían del exterior, era un grito silencioso que hizo retumbar la tierra, tan violento, doloroso y… desgarrador.

 [[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a LIGHT AND DARK: Survivors cap 66

  1. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 65 | Granheliostranslations

  2. Cooper Dark dijo:

    Siempre tienes que matarlas de tal manera que me haces llorar. Pero ya no se puede hacer nada. Esperaré a mañana a ver que sucede y a ver que represalias toma Eyden. Por lo que veo Aysel le dió su nucleo magico a Eyden. ¿No?

    Le gusta a 1 persona

  3. Pipe dijo:

    Apostare a que en la historia acabaran con todos los humanos o tranformaran a todos en hombre lobo y vampiros.
    Pd: llore con esto.
    Pd2: sigo esta serie desde el inicio y nunca espere esto.

    Le gusta a 1 persona

  4. eldegollado1 dijo:

    grax x el cap, sabia q vendria esto tarde o temprano, si q me sorprendi x la auto sesaria la verdad no lo esperaba, me parece q como vi venir mas o menos los dialogos mucho como q no me llego al kokoro, um sera xq e leido tantas novelas con este tipo de tragedias despues de haber leido six spirit, ahh no lo sabre xD, pero ustuvo bueno el cap, y la espada de apocos lo anda dominando a eyden, creo q una perdida mas y sera corrompido

    Le gusta a 1 persona

  5. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 67 | Granheliostranslations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s