LIGHT AND DARK: Survivors cap 48

LYCANCITO
Originalmente este era el cap final de este tomo, pero como hice en Inmortals, lo alargaré 😀
Aquí termina el arco “Pérdida”
Dicho esto les dejo este cap que dará alivio y pesar.

CONSECUENCIAS

Todo el cuerpo me dolía, en especial la zona del pecho, que se hallaba vendada, eso debido a la gran cantidad de puñaladas que recibí por parte de Urania…
Un olor extrañamente familiar, hizo que me levantara de la cama, y la vi.
Urania estaba durmiendo a un lado, sus brazos estaban sobre la cama y tenía puesta una manta en su espalda.
– “Estuvo aquí toda la noche”; dijo una voz.
– “Alexia…”
– “Buenos días Eyden…”
– “¿Cuánto ha pasado desde nuestro duelo?”
– “Unas 12 horas aproximadamente”
– “Mierda, debo ir cuanto antes a la frontera”
– “¡No te dejaré ir así, aún debes recuperarte!”; gritó, luego puso sus manos en la boca.
Urania se movió.
– “Uhn…ahhhhh”; bostezó, al vernos cerró la boca, se sonrojó y puso de pie de inmediato; “Ehm… lo siento”
– “Tranquila, no es para tanto”; dije sonriendo.
– “Urania, aquí el señor quiere ir a combatir contra los orcos en ese estado ¿Tú qué opinas?”; preguntó Alexia.
– “Pienso que no tenemos nada que reprocharle. Si se trata de algo como el campo de batalla, el espíritu es lo que cuenta, además no es como si fuera a ir solo, sé que tiene un ejército, y si no puede pelear, al menos los conducirá a la victoria. Porque de eso se trata ser una buena esposa, apoyar en todo, a aquél con el que compartirá toda su vida”; al decir lo último ella se puso colorada.
– “¿Eh?”; dije confundido.
– “Nos casaremos ¿Cierto? De eso se trataba el duelo…”
– “Sí, pero pensé que no querías casarte conmigo”
– “Al principio no, pero me di cuenta que estaba equivocada, he visto la felicidad de tu pueblo, de las residentes en la mansión y sólo puedo decir algo: He cometido un gran error al juzgarte. Eres un buen guerrero, un gran estratega y también un buen hombre, me disculpo por los insultos que te dije y por tratar de matarte en aquél último ataque. Por esas cosas, yo Urania, te pido…”
– “Shhh”; dije levantándome de la cama, y puse un dedo sobre su boca sonriéndole. Nos miramos por unos instantes.

Un aura asesina pude notar detrás de mí y Urania se percató de ello, lejos de asustarse, caminó ubicándose frente a Alexia, quien se notó sorprendida.
– “No dejaré que nadie le haga daño”; dijo mirándola desafiante.
– “Jajaja, sí que tienes agallas Urania”; levantó la mirada y la vio fijamente a los ojos. Una gran tensión se puso sentir, cuando de repente llegó la salvadora.
Ashlyn abrió la puerta de la habitación y entró corriendo, al verlas mirándose a los ojos, preguntó:
– “¿Etán peleando?”; ambas sacudieron sus cabezas.
– “No, sólo conversábamos, dulzura”; dijo Alexia inclinándose y tocándole la mejilla delicadamente.
Ella sonrió.
– “Nia, ¿Etás enojada?”; preguntó inclinando levemente la cabeza.
– “No, es sólo que… no es nada”; sonrió.

Ashlyn de pronto fijó sus ojos en mí.
– “¡Eyden!”; gritó, vino hacia mí y saltó, estiré mis brazos y la recibí suavemente en mi pecho; “¿Etás bien?”
– “Sí, mucho mejor ahora que está aquí…”; en ese momento sentí algo raro…
Oh, no.
Ashlyn se movió incómoda y se separó de mí, miró hacia abajo, y con su mano agarró por sobre la sábana un bulto que se había formado.
De inmediato miré a las chicas, que sonrieron de manera malévola.
– “Ey, no, no fue intencional, jejeje”; dije sonriendo nerviosamente.

Alexia se acercó sonriendo, tomó a Ashlyn y dijo:
– “Ashlyn, dejemos que Eyden descanse, le espera una gran temporada de recuperación”
– “Opino lo mismo”; dijo Urania.
Espera, ¿Acaso hace un momento no dijo que me protegería?
Demonios.
Ambas salieron de la habitación.
Maldita sea.

Al menos Ashlyn llegó a tiempo y evitó una pelea.
Algo me dice que Urania se llevará bien con Alice, Michelle y Ellie.
Es cierto, debo informar a las princesas que demoraré un poco más.
Aún era de madrugada, ya que apenas si el sol estaba brindando sus primeros rayos de luz.

Las heridas externas habían desaparecido pero las internas aún estaban regenerándose. Como ellas habían caído ante mi habilidad ‘encanto’, a pesar de la distancia, podría comunicarme telepáticamente con ellas.

Cerré los ojos, me concentré lo más que pude y llamé:
– “Elise, Elise, ¿Me oyes?”; dije.
– “¿Eyden?” dijo ella. Su voz sonaba extraña, como si hubiera llorado; “Eyden, ¿Dónde estás? ¿Estás viniendo? Apúrate por favor. Eyden… Charlotte, Charlotte está…”

Elise lloraba.
– “¿Qué? ¿Qué pasó con Charlotte?”; pregunté con temor.
– “Debes venir cuanto antes, por favor… te lo suplico”; dijo antes que cortara la comunicación.
Llamé mentalmente a Lorelei y a Neferet.
Un mal presentimiento me hizo sentir extrañamente furioso.
Ambas vinieron de inmediato.
– “¿Qué sucede Eyden?”; preguntó Neferet, seguida de Alexia, Urania, Lorelei, Shayla…. Todas estaban en la habitación.
– “Neferet, necesito que me enseñes la habilidad de teletransportación, o mejor aún, que me lleves a un lugar y tú, Lorelei, ¿Puedes prestarme a Kirie un rato?”
– “Eyden ¿Qué sucede?”; preguntó Neferet.
– “¡Dime si puedes o no, no me hagas perder el maldito tiempo!”; grité.

Esto sorprendió a todas. Ashlyn que estaba en los brazos de Misha se asustó, y la abrazó muy fuerte.
– “¿Lorelei?”
– “Sí, claro”; respondió asustada.
– “¡¿Neferet?!”
– “Está bien”
– “Eyden ¿Qué te sucede?”; preguntó Alexia.
– “La vida de alguien muy importante para mí puede estar en peligro. Neferet rápido, te cederé algunos recuerdos en un momento…”; las chicas estaban confundidas. Me concentré, llamando a Elise, la cual me respondió, le dije que usara la habilidad de “Intercambio visual”
Repetí el hechizo que ella me dijo mentalmente y pude verlo…

Era un sangriento campo de batalla, ella junto a soldados y magos, combatían a unos seres corpulentos de color verde, deformes y con colmillos sobresaliendo de su mandíbula inferior, eran orcos. Ella al parecer estaba en primera línea, junto a su hermana Ámbar, luchando fieramente, por suerte esto no la distrajo.

– “Ahora mismo iré hacia allá, no te preocupes”; le dije, luego me dirigí a Neferet; “Neferet, ahora, Kirie, por favor”
– “También iré”; dijo Urania; las demás opinaron igual que ella.
– “No, si ustedes van, Neferet se cansará demasiado. ¡Iré solo, y se acabó la discusión!”; luego de decir eso, les di la espalda.
Neferet puso una mano sobre mi hombro izquierdo, Kirie se paró en el otro y segundos después nuestros cuerpos brillaron, para inmediatamente desaparecer.
Así que sólo debo pensar en el lugar y decir Teletransportación….

……………………………

En ese preciso momento, Aysel y Krissel aparecieron en la mansión, yendo a donde las demás estaban reunidas; la habitación de Eyden.
– “¿Qué pasó?”; preguntó Aysel, entrando rápidamente, sintiendo un ambiente extraño en el lugar.
– “Eyden se fue a… ¿Krissel, Aysel, adónde demonios fueron?”; preguntó Alexia muy molesta.
– “Lo sentimos, pero fuimos a visitar la tumba de nuestros padres”; dijo Krissel.

Alexia las miró apenada, fue hacia ellas y las abrazó.
– “Lo siento, no lo sabía”
– “Tranquila, ahora dinos… ¿Qué sucedió…? Oh, parece que Eyden ha expandido más sus gustos”; dijo Aysel mirando a Urania y sonriendo.

Alexia les relató lo sucedido, desde el momento que ellas desaparecieron hasta el enfrentamiento el día de ayer, y finalmente lo sucedido hoy apenas despertó.

– “Oh, dame un momento”; puesto que fue Aysel quien convirtió a Eyden, podía comunicarse con él, aunque era la primera vez que lo hacía después de muchísimo tiempo, después de intercambiar unas palabras con él y ver dónde estaba, informó a las demás; “Charlotte, ehm, creo que es una de las princesas, está atrapada en el campo de batalla y fue para ayudarla, lo único que pude ver fue que dejó a Neferet ayudar a 2 mujeres y voló alto. A pesar que pude notar su furia interna, también noté temor en sus palabras”

Las chicas escucharon esto, todas sin excepción miraron al suelo. Eyden había hecho 2 cosas hoy. Por primera vez les había gritado con furia y también actuado sin medir las consecuencias, algo extraño en él.
Alexia llevaba más tiempo con él, por lo que se dio cuenta de algo que pasó desapercibido para las demás. Cuando gritó furioso, pudo ver un rápido cambio en el color de los ojos de Eyden, algo que le infundió un profundo temor.
– “No lo hagas”; dijo ella, teniendo un mal presagio.

……………………………………..

Eyden apareció en el frente de batalla de manera heroica, él junto a Kirie lanzaron Maremoto y Aliento de fuego respectivamente, apenas tocaron el suelo y ambos ataques incineraron a todos los orcos ubicados frente a ellos.
– “¿Eyden?”; dijo Elise muy sorprendida, aunque se mostró más al ver a una elfa de la luz, quien se notaba un poco cansada, debido a la larga distancia que habían recorrido.
– “Lo siento Neferet, no te dije la distancia que teníamos que recorrer”; se disculpó.
– “No importa, me repondré ¡Cuidado!”; dijo lanzando una bola de fuego, protegiendo a Elise de una lanza dirigida a ella. Esto los sorprendió, a pesar de haber despejado el frente, rápidamente más orcos llegaron, tapando el hueco que se había generado.
– “Gracias”; dijo Elise.
– “¿Dónde está?”; preguntó Eyden.
– “Yo me encargo”; Neferet se puso frente a ellos, creó una capa protectora y empezó a lanzar hechizo tras hechizo matando a decenas de orcos.
– “Charlotte se fue con 1000 hombres a una ciudad cercana que queda al este  y…”
– “No digas más”
– “Eyden, por favor, debes salvarla. SI ellos la agarran, quién sabe lo que le puedan hacer a su cuerpo, por favor, te lo suplico”; dijo Elise rompiendo en llanto, cayendo de rodillas al suelo, mientras lo tomaba de la camisa, a pesar del dolor que sentía, aguantó.
– “La traeré, ahora debo irme, y retrocedan las tropas. Sé que has tratado de abrirte paso, pero seguir con esto traerá consecuencias muy graves”
– “Sí… gracias”; Elise se limpió las lágrimas de sus ojos.
Eyden montó sobre Kirie, cuando Aysel se contactó con él, quien rápidamente le dijo lo que pudo, cuando Ámbar lo vio y luego a la elfa.
– “Gracias”; le dijo telepáticamente.

Elise miró como ascendía, para luego perderse entre las nubes, acto seguido, con una furia voraz, se encaminó para ayudar a la elfa llamada Neferet, quien ahora era apoyada por su hermana Ámbar.

Eyden volva sobre las nubes, esto debido a que había una barrera gigantesca.
– “Esto sólo puede ser obra de un familiar”; dijo Kirie.
– “Sí, así parece, es lo mismo que lo del reino de los elfos oscuros”

Eyden pudo ver a pocos kilómetros una ciudad, o mejor dicho lo que quedaba de ella, debido a que se hallaba prácticamente hundida. Afinó bien sus ojos y centró su mirada en el lugar, donde ya casi no había movimiento, cuando la vio.
– “Charlotte”; dijo.

Una furia incontenible nació dentro de él, al ver como Charlotte era golpeada por ese repulsivo ser.
– “Resiste, Char, resiste. Kirie, cuando estés encima de ellos, cae en picado, esto hará que no se den cuenta hasta el último momento”
– “Sí”

Eyden vio como el orco despojó de su ropa a Charlotte, quien le lanzó un hechizo de fuego, que terminó con una patada en su quijada, lanzándola metros más allá, esto hizo que debido a la rabia que sentía, sus músculos se tensaran y algunas heridas que se estaban cerrando vuelvan a abrirse.

Cuando Kirie estuvo por encima de ellos, de inmediato, cayó en picada, justo en el preciso momento que el orco bajaba sus pantalones y se acercaba a Charlotte para violarla.
Antes que Kirie siquiera llegara, saltó de su lomo y creó una explosión mágica en los pies que le hicieron bajar a una increíble velocidad. El orco se dio cuenta de su presencia un poco tarde, pero al levantar su vista al cielo, vio como un punto de fuego iba acercándose cada vez más, para luego algo separarse de él y caía a una gran velocidad.

El orco hizo una mueca de disgusto y saltó varios metros hacia atrás.
Eyden para no lastimar a Charlotte en su caída, apenas estuvo a 50 metros del suelo, creó ráfagas de aire a su alrededor para aminorar su velocidad.
Y como si de una pluma se tratara, débilmente tocó el suelo, vio el cuerpo ensangrentado de Charlotte y lloró amargamente.
Se sacó la camisa, cubriéndola con ella, sin importarle dejar al descubierto las vendas que tenía en su pecho.
Pasó uno de sus brazos por debajo de sus rodillas destrozadas, otra por su espalda y mientras aplicaba magia curativa, la levantó.
– “¿Eres su novio?”; preguntó el orco con una sonrisa.
– “…”
Eyden sólo tenía ojos para el rostro de Charlotte, que respiraba difícilmente, podía sentir por su aroma, que necesitaba ayuda cuanto antes, una que él no podía brindarle, debido a su estado. Al ver su mandíbula destrozada, su nariz rota, sus rodillas aplastadas, y sus costillas habiéndose clavado en algunos de sus órganos, se dio cuenta que había usado magia de reforzamiento para evitar morir por esas heridas, aunque su poder mágico se estaba acabando con cada segundo que pasaba.
– “¿Te duele? Jajaja, tu familiar no evitará que te mate ahora”; dijo, levantando su bastón, al ver que Kirie se posaba en el hombro de Eyden, cuando finalmente habló.
Su voz se proyectó de tal manera que se oyó a varios kilómetros, inclusive en el campo de batalla realizado al oeste, donde la retirada estaba en curso.
– “¡Los mataré, los mataré a todos, mírame bien, y no olvides mi rostro, por que seré yo el que aniquile y borre de la faz del planeta a tu asquerosa y repugnante raza!”; dicho esto desapareció ante la mirada sorprendida del orco.

Un leve escalofrío recorrió el cuerpo de todos los orcos presentes, y él no fue la excepción, sus ojos inyectados en sangre, la ira incontrolable, y el extraño fulgor de su bastón, le hicieron saber que las cosas se pondrían interesantes, así que… sonrió.
– “¡Jajajajaja, ya lo veremos, ser insignificante!”; dijo él.

……………………………..

Eyden se teletransportó directamente a la mansión, sin medir en las consecuencias, apareciendo en el jardín, ante la mirada sorprendida y aterrada de las demás.
– “Eyden… ¡Noooo!”; gritó Alexia corriendo hacia él con lágrimas en los ojos.
– “Sálvenla, por favor…cough”; dijo Eyden antes de caer de espaldas, Krissel rápidamente lo sostuvo mientras lloraba.
Todas lloraban.
– “¿Qué hiciste idiota?”; dijo ella.

El cuerpo de Eyden estaba bañado en sangre, sus vasos sanguíneos habían reventado, de tal manera que la sangre empezó a salir por todos lados, su nariz, boca, oídos, ojos….
Niv vio con horror lo que sucedía dentro del cuerpo de Eyden, era la primera vez que veía algo así, a pesar de todos sus años viviendo sobre el planeta. El forzar un hechizo que apenas aprendió, con su cuerpo aun recuperándose al igual que su poder mágico, condujeron a tal desenlace.
Alexia, Shayla, Krissel, Aysel, Lorelei, todas las chicas empezaron a aplicar magia curativa en él de manera incesante, mientras algunas maids que se hallaban presentes se encargarían de Charlotte, que lucía un poco mejor, esto debido a que Eyden suministró magia curativa en ella desde el momento que la cargó. Pero fue inútil.

Algo que a él le costó años forjar, y del cual se sintió orgulloso al conseguir resultados; aquélla cosa que lo impulsó en sus ansias de venganza y por el cual entrenó duro, murió ese día…

Su núcleo mágico… se había fragmentado.

 [[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Esta entrada fue publicada en LIGTH AND DARK, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LIGHT AND DARK: Survivors cap 48

  1. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 47 | Granheliostranslations

  2. Cooper Dark dijo:

    Ahora el prota va a seguir sin nunca poder volver a usar magia…o eso creo. Aunque conociéndote vas a dejar asi al lobito pervertido. Un buen capitulo aunque algo apresurado pero esperemos a ver como se sigue desarrollando la historia. Has creado una muy buena historia hasta ahora.

    Le gusta a 1 persona

  3. eldegollado1 dijo:

    grax x el cap, lol no me lo esperaba que perdiera su poder magico, bueno haver como se desarrolla mas adelante

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 49 | Granheliostranslations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s