LIGHT AND DARK: Survivors cap 20

LYCANCITO

Final del arco “Llamada del destino” 😀
En este cap veremos un poco de acción, digo poco por que esto no se compara con lo que tengo preparado para más adelante, además del hecho de que les va una sorpresa no tan sorpresiva 😀
Por cierto, Feliz Cumpleaños   Vicencio Romero Javier
Este cap es laaaargo, se podría decir que es como un regalo 😀
La imagen que puse es de una visión general la elipse rosada quiere decir que es la ciudad 😀

LA BATALLA DE KRETIA

Después de presentarme a los líderes del ejército, tanto naval como terrestre, fuimos a un edificio de 2 pisos que según pude notar, era el centro de mando, debido a la cantidad de planos que había de diferentes lugares.
Había muchas X en un mapa que representaba todo el continente del Reino de los Elfos Oscuros.
Krissel, Aysel, Misha, declinaron la oferta de asistir a la reunión, se presentaron y volvieron a nuestra nave, a pesar que Ashlyn no quería desprenderse de mí, le dije que vaya con ellas y que pronto regresaría….

Reunidos alrededor de una mesa elíptica, los líderes y el general, discutían sobre lo que debían hacer. Ya que a mitad de camino hacia aquí, un joven le entregó una carta al general Brenet.
Su cara lo decía todo, algo malo había pasado.

– “Señores, les tengo una mala noticia. La ciudad de Fretz acaba de caer, el ejército, para evitar bajas innecesarias se ha retirado a Kretia…”
– “No puede ser ¿Y la ciudad de Slane?”; preguntó uno.
– “Según me han informado, la abandonaron después de evacuar a las personas”; dijo Brenet.
– “La regalaron…”
– “El general Bern murió en batalla, no había nada que pudieran hacer, más que retirarse”
– “Lo siento, no lo sabía”
– “Debemos disponer la defensa de Kretia, si cae… estaremos perdidos”

Los líderes empezaron a discutir con un mapa de la ciudad de Kretia.
Era un caos, escuchar tantas opiniones marearía a cualquiera, el único que mantenía la calma era el general, que escuchaba sus puntos de vista.
“Eso está mal”; pensé, al escuchar muchas de sus ideas.

Parado a un lado de la mesa, vi el mapa.

Al este, 2 kilómetros de terreno llano.
Al norte, un extenso bosque de árboles gigantescos.
Al sur, varios kilómetros de colinas cubrían el extenso terreno y que terminaba en el mar.
Al oeste, un camino que atravesaba dos montañas, conectando la ciudad de Karlt con ella y actuando como barrera protectora para esa ciudad.

En silencio, traté de ordenar en mi mente la información que llegaba de cada uno de los presentes, trazando un plan, teniendo en cuenta la geografía del lugar, cantidad de soldados, armas y demás cosas que nos permitirían una victoria casi imposible.

Ejército aliado     : 2 000 soldados
Barcos de guerra: 10 galeones, 1 fragata y 1 bergantín

Ejército enemigo: 10 000 soldados, de los cuales 100 eran magos.
Barcos de guerra: 35 galeones, 8 fragatas y 30 bergantines

Estos números eran los que atacarían a las 2 ciudades en conjunto, según los informes dados por el general.
Al decir esto, el salón enmudeció.
Todos se sentaron y empezaron a agarrarse la cabeza.
– “Es imposible”; dijo uno.
– “Y eso sólo representa al ejército del sur. Los ejércitos del este, norte, oeste y central, son muchísimos más”; opinó otro.
– “Ellos sólo siguen al Consejero por miedo, y porque ese malnacido les ha lavado el cerebro, de no ser así, esto sería diferente…”
– “Jajajaja”; me reí.
– “Qué tiene esto de gracioso”; dijo Brenet; perdiendo la calma.
– “Que lo que me han contado de ustedes es mentira. Lo que veo ahora es simplemente a unos viejos rindiéndose sólo porque el ejército enemigo es más numeroso ¿Dónde está su orgullo?”
– “Nuestro orgullo hará que miles de personas mueran inútilmente”; dijo Brenet.
– “Lo entiendo, pero eso no significa que la batalla esté perdida”
– “Bueno Eyden, ilústranos ¿Cómo ganamos una batalla perdida?”; dijo un hombre mirándome en son de burla.
Me acerqué a la mesa, y señalé la zona montañosa.
– “Kretia está perdida, es inútil defenderla, deben evacuar cuanto antes a las personas de allí y decirle a su ejército que retroceda hasta las montañas y ubicarse en ellas, usaremos la ciudad como carnada ubicando un centenar de soldados que huirán al ver al enemigo acercarse y en el camino que lleva a Karlt haremos una emboscada. Los soldados reemplazaran las espadas por arcos y flechas, ubicándose en las montañas y dispararán flechas de fuego para cuando los soldados enemigos traten de subir la cuesta y estén en el camino que lleva a la ciudad de Karlt, persiguiendo a nuestros hombres. El bosque que se halla a un costado, podría servir como protección para que yo ataque junto a las damas que me acompañan, llamando la atención de los magos que se encuentren presentes. Desde ahora, deben ordenar a todo el que pueda, la fabricación de arcos, flechas, jabalinas, ballestas, estacas y catapultas, porque tenemos exactamente dos días… bueno, día y medio para la batalla”; expliqué.

El silencio era sepulcral, de pronto empezaron los murmullos.
– “¿Atacaremos con flechas?”
– “Así es, evitaremos en todo momento el combate cuerpo a cuerpo”
– “Eso es de cobardes”; dijo el que siempre discutía, creo se llama Luke.
– “Está bien, sigamos tu plan. Usemos el bosque como factor sorpresa. Dividamos nuestro ejército en 2, así podrán acabar con nosotros más fácil. Algunos de sus planes son buenos, pero costarían la vida de muchos soldados, con la idea que planteo, ni uno de nuestros hombres morirá. En cuanto a la batalla naval, será pan comido. Niv se está encargando de ello en este preciso momento”; dije finalmente.
Aquella declaración sorprendió a todos.
– “Yo apoyo su plan”; dijo el más anciano de los líderes.
Uno a uno los líderes se levantaron, brindándome su apoyo, el último fue Luke.
Y así, se dio la orden de seguir al pie de la letra mi plan.

……………………………………………..

Eyden ha demostrado tener una capacidad excepcional, anticipando que la flota naval enemiga era superior, trazó un plan de inmediato.
Acabar con el mayor porcentaje de barcos al sur, y yo me encargaría de ello.
Tenía que hacerlo cuando él me lo ordenase, un ataque demasiado precipitado, y ellos podrían darse cuenta de sus intenciones, un ataque tardío podría perjudicar el campo de batalla en tierra.

Así fue como después de casi mediodía de volar a toda velocidad, vi a la flota naval enemiga. Sacando cuentas, esta llegaría día y medio después.
Puesto que conecté mi mente con la de Eyden en ese momento, pude escuchar la estimación de la flota, pero variaba.
35 galeones, 8 fragatas y 30 bergantines eso era lo que dijeron.
40 galeones, 9 fragatas y 35 bergantines, era lo que veía.

“Si esto llega a las costas de Karlt y Kretia, estarán acabados. Eyden, más vale que te prepares, este favor me lo pagarás con creces”; pensé, cayendo en picada y volviendo mi cuerpo invisible, ubicándome en el mástil más alto de la fragata que lideraba la flota.

“Esto será pan comido”; pensé.
Trazando mi propio plan de batalla, sólo quedaba esperar.
Así que dormí.

……………………………………

Como establecí en el plan, los habitantes de la ciudad de Kretia la evacuaron, para luego asentarse en los alrededores de la ciudad de Karlt. Por suerte, esta ciudad portuaria estaba protegida por montañas, y un gran bosque al norte, por lo que sólo se dispusieron unas cuantas personas que hagan la labor de vigías, por si atacaban por ese lado, pero conociendo el historial de batalla que me fue relatado por el general Brenet, esto sería difícil, mas no imposible, por ello la acción que tomé.

Al día siguiente hombres, mujeres y niños de diferentes edades, participaron en la elaboración de las diferentes armas que les pedí, puesto que se necesitaba mucha madera, para no perder el tiempo de talar los árboles y traerlos a la ciudad, junto a un gran grupo de personas, fuimos a las montañas a la espalda de la ciudad de Kretia, para hacer allí los trabajos requeridos, talando los árboles que se hallaban detrás de esta.

Aysell, Krissel vinieron conmigo, Alexia se quedó en el barco junto a Misha, cuidando de Ashlyn, que parecía impaciente por verme, y jugar conmigo.
Espero que Alexia se decida cuanto antes, mi plan depende de su intervención.

Una vez en las montañas, vimos la ciudad de Kretia frente a nosotros.
Aysel y Krissel, fueron al bosque ubicado a la izquierda de la ciudad, recorrerían un amplio tramo, mientras tanto daba los toque finales a mi plan.
– “Dígame ¿Cómo es el general enemigo?”; pregunté a Brenet, al cual encontré mirando fijamente la ciudad, desde lo alto de una roca.
– “Edkart es un hombre cruel y despiadado, no le gusta tomar prisioneros, a menos que sean mujeres hermosas. Siempre busca un enfrentamiento directo, no escatima en daños, es ambicioso, impulsivo…”
– “Eso facilitará las cosas”
– “No entiendo”
– “Sus magos, apuesto que no los usará en batalla, los guardará, sabiendo esto, no hay de qué preocuparse”
– “¿Cómo llegaste a esa conclusión?”
– “Nuestro ejército es menor, él lo sabe, mandará su ejército a aniquilarnos, con el fin de demostrar a sus superiores que los magos no fueron necesarios, eso le generará prestigio, teniendo en cuenta esto, pues…”
– “Me sorprende tu capacidad muchacho”
– “Gracias, bueno sigamos, las catapultas lanzarán…”

………………………………..

campo
Era muy temprano por la mañana, la ciudad de Kretia abandonada el día anterior, se hallaba vacía y sin vida. El aire golpeaba las ventanas de algunas casas causando que el silencio reinante se viera interrumpido por ellas, pero fue casi un centenar de soldados que pronto destruyeron aquél ambiente pacífico, corriendo rápidamente y ubicándose en las primeras casas de la ciudad.

– “¡Qué patético! De seguro se escondieron en sus casas muertos de miedo”; dijo Edkart. Un elfo oscuro, obeso, montado sobre un caballo negro.

El ejército enemigo se componía de 2500 hombres en cada flanco y en el centro de 3000, con una reserva de 1900 detrás. Los 100 magos montaban a caballo, y se ubicaban detrás del flanco derecho.

– “Esto es raro, pero puedo ver a soldados armados con ballestas desde aquí”; dijo un hombre a su lado.
– “Jajaja, eso será inútil, nuestros escudos nos protegerán y pronto serán aniquilados, imagínate cómo me recibirá el Consejero una vez le traiga la cabeza del general Brenet en una pica”
– “Tiene razón, yo quiero volver por otra razón, pero acabemos con esto rápido, mandaré a mis hombres bombardear la ciudad y…”
– “Estás demente, quiero que la gloria sea mía, no tuya. Mis soldados se encargarán, ustedes simplemente sigan avanzando conmigo y miren la majestuosidad de mi ejército“
– “Como ordene general Edkart”; dijo sonriendo.

Edkart llamó a uno de sus soldados y le dijo que informara a los líderes de los  flancos que rodearan la ciudad mientras el centro atacaba la ciudad.
Las órdenes fueron dadas y el ejército avanzó a paso firme.
Entre los soldados destacaban dos grupos:
Los soldados de élite y asesinos; los primeros portaban armaduras pesadas, espadas y escudos; los segundos llevaban una armadura ligera y 2 espadas.

La combinación de ambas fue añadida después de ver un terrible poderío, cuando un pequeño grupo de asesinos de elfos de las nieves, aniquiló a los orcos que osaron ingresar en su territorio.
Se les entrenaba en el combate cuerpo a cuerpo y se caracterizaban por ser muy rápidos y hábiles espadachines.
En este momento ellos iban en la tercera fila, para evitar los virotes que serían lanzados por los soldados escondidos en las casas.
Nada le hacía presagiar lo poco que servirían.

Cuando estaban a una distancia de 20 metros de las primeras casas de la ciudad, una gran cantidad de virotes de acero fueron disparadas de las muchas ventanas que había.

Los soldados elfos en un perfecto orden, levantaron sus escudos evitando de esta forma ser acribillados, los virotes de acero chocaron con los escudos, clavándose en ellos, otros fueron desviados. Pocos fueron los elfos que cayeron, aunque heridos levemente en los brazos.

Al ver que el combate había iniciado, los soldados ubicados en los flancos empezaron a rodear la ciudad, pero no contaban con que después del primer disparo, los ‘rebeldes’ retrocederían corriendo por la calle principal de la ciudad, como huyendo de la furia de una diosa elemental; dirigiéndose al camino que llevaba a la ciudad de Karlt.

Debido a esto, el general se extrañó de ver pocos soldados rebeldes, pero ordenó a sus hombres atacar con todo lo que tenían y no dejar que ninguno escape. Los soldados ingresaron a la ciudad, y empezaron a perseguir a estos hombres que les llevaban 100 metros de ventaja, debido a que no llevaban armaduras, sino ropa normal.

Cuando los rebeldes salieron de la ciudad y corrían en dirección a Karlt por el camino ubicado entre dos montañas; se detuvieron y dispararon sus virotes nuevamente. Los soldados un poco cansados, levantaron sus escudos, y nuevamente fue inútil. Hecho esto siguieron nuevamente el camino.

– “Que los flancos ataquen por la montaña”; dijo Edkart, al darse cuenta de lo que pretendían hacer, pero no lo lograrían.

Justo cuando los flancos empezaban a subir la montaña, Edkart vio una hilera de fuego en lo más alto de esta. Eran 950 rebeldes a cada lado, alineados, apuntando con sus arcos y flechas de fuego a los soldados que subían la cuesta. La visibilidad de los soldados se vio interrumpida por los árboles, por ello los que iban a la delantera no se percataron de la granizada de flechas que cayó sobre ellos.
Pocos fueron los que lograron levantar sus escudos a tiempo, y aunque la mayoría no impactó en los soldados, sino en los árboles, esto generaría con el pasar de los minutos, un muro de fuego.
Aun así, los soldados siguieron avanzando, pero no contaban con algo…
Las trampas que habían sido puestas a lo largo de la montaña.

Estacas amarradas a los árboles, con un delgado hilo que funcionaba como activador, de forma que al leve contacto se activaran e incrustaran en el pecho de los soldados, empalándolos.
Estos empezaron a lanzar borbotones de sangre, algunos morían en el acto, otros quedaban heridos y pedían ayuda para liberarse.

Cada 5 metros, había diferentes tipos de trampas, desde ballestas que se activaban solas, hasta trampas para osos.

El general Edkart, no podía ver casi nada debido a la gran cantidad de árboles que cubrían la montaña, pero al ver la columna de fuego que se creó en la falda de esta y que poco a poco avanzaría, acorralando a su ejército que fue, se impacientó.
Él no sabía de las trampas, por lo que se tranquilizó al ver a los rebeldes en la cima retirándose, o eso pensó.
El centro estaba ya cruzando el camino que llevaba a la ciudad de Karlt, cuando de improviso una gran cantidad de flechas de fuego que vino de ambos lados de las montañas, se precipitó hacia ellos.
Levantaron sus escudos con una gigantesca formación de tortuga y aunque su avance era lento, las bajas eran mínimas.

De pronto, de la cima de ambas montañas, decenas de barriles empezaron a  caer, reventándose en el suelo o chocando con sus escudos.
El olor del líquido, era tan fuerte que muchos se miraron confundidos, cuando de repente una lluvia de flechas de fuego descendió.
Al entrar en contacto el fuego con el líquido este se prendió al instante, en llamas de color azul, morado y rojo.
– “Aaaahhhh”
– “Ayudaaaaaaa”

Pronto el pánico se apoderó de los soldados al ver que el fuego se expandía y envolvía rápidamente al que hubiera estado en contacto con aquél líquido extraño. Los barriles seguían cayendo, los soldados al ver esto dejaron de avanzar y empezaron a correr en retirada. Dejando en su camino, a sus compañeros de armas, corriendo de un lado a otro tratando inútilmente de apagar las llamas que los consumían.

Edkart y el mago, no podían creer lo que veían, era inaudito.
Debido a que pensaron que la batalla se ganaría rápido, avanzaron lentamente por el flanco derecho.
– “Malditos cobardes, Sadet, apaga las llamas y acaba con esos malnacidos, ¡ahora!”
– “Sí general”; dijo espoleando a su caballo, seguido de un centenar de magos de batalla mientras Edkart corría a la ciudad e impedir que se retiraran.

La reserva se encontraba un poco temerosa, en poco tiempo una batalla que creyeron ganada, se tornó en un infierno para ellos, y se quedaron estáticos al ver huir a los soldados del centro.

Los magos avanzaban raudamente, pero debido a que estaban un poco lejos, no podían usar los hechizos.
Sin previo aviso, una niebla oscura salió del bosque a toda velocidad, atacando a los magos que confundidos se detuvieron.
– “¡Qué demonios!”

Uno a uno los magos fueron cayendo al suelo, con múltiples cortes en el cuerpo, desangrándose hasta morir. La niebla era tan veloz que los pocos hechizos que fueron lanzados, impactaron en sus compañeros, causando pánico entre ellos. Los caballos al asustarse, botaron a sus jinetes, y esto los hacía una presa aún más fácil.

Sadet estaba atónito y cuando pensó usar un hechizo para tratar de revelar al extraño ser, volvió su vista al bosque de donde había salido, cuando divisó dos enormes hombres lobo de pelo marrón y azul oscuro, ojos amarillos y turquesa; saliendo del bosque, saltando sobre los magos mientras de sus bocas salían ráfagas de fuego, viento y agua.
A pesar de ser superiores en número, la velocidad, fue un factor determinante para los 3 seres imposibles.

– “Es imposible”; dijo Sadet, al ver a 2 monstruos, que según se decía estaban extintos, eso le hizo meditar sobre la niebla, y no podía ser otro más que un vampiro.
Los 2 hombres lobo eran magos y no sólo ello, sino que mago elfo que tocaba, era despedazado al instante con sus fauces y garras.
Cada vez que uno intentaba acertar un hechizo, el movimiento veloz y zigzagueante de los hombres lobo, hacía que fallaran, sumado al hecho que corrían en medio de uno y otro mago logrando que se ataquen entre sí.

Sadet entró también en pánico, pero dio una orden:
– “¡Retrocedan, formación mágica defensiva!”

Un grupo de 50 magos retrocedieron, ubicándose en línea recta, y a pesar que sus compañeros aún luchaban contra aquellos 3 seres, atacaron.
– “Maremoto de fuego”
– “Lluvia de meteoros”
– “Estacas de fuego”
– “Tornado de fuego”

Decenas de hechizos pronto cubrieron el campo de batalla, creando explosiones e incinerando todo a su paso. Era una medida desesperada, pero pensó que con esos ataques lograría aniquilar a esos 3 seres que vio, pero para sorpresa de él y los demás, en medio de ese infierno, como si de los hijos de la misma diosa elemental de fuego se trataran, un chico y dos chicas, caminaban tranquilamente en medio de las llamas.
Al salir del campo de fuego, el chico se puso en cuatro patas al igual que la chica de ojos amarillos y en un segundo, se convirtieron a su forma de hombre y mujer lobo respectivamente, mientras la chica restante se convirtió en niebla, y ellos desaparecieron frente a sus ojos.

¡Mierda!

La masacre duró pocos minutos.
Sadet se vio rodeado de los cuerpos ensangrentados y desmembrados de los hombres bajo su mando, no tuvo ni siquiera la oportunidad de defenderse.
– “¿Unas últimas palabras?”; dijo el chico, que ahora estaba arrodillado frente a él, y tenía una espada de fuego en sus manos, a la altura de su garganta.
– “Sí, que ganaste aquí, pero no allá”

El chico volteó y vio que varios soldados estaban llegando a la cima de la montañas, eso significaba que pronto se enfrentarían en un combate cuerpo a cuerpo con los rebeldes. De inmediato, balanceó su espada y decapitó al hombre.

– “Aysel, Krissel, que no quede ni uno con vida, yo me…”; se detuvo al ver algo realmente sorprendente.
Miles de estacas de hielo, salieron de la tierra empalando a los soldados que habían llegado a la cima en ambas montañas, donde una mujer de cabello blanco flotaba en el aire, entre ambas montañas.

La reserva al ver tal demostración de poderío mágico, empezó a correr en desbandada. El general Edkart, vio con incredulidad lo que había pasado, estaba estupefacto, su ejército había sido derrotado.
Así se quedó durante un rato, mientras veía pasar a sus soldados siendo asesinados por 3 monstruos que usaban magia, para luego ser ayudados por la mujer de cabello blanco hasta que no quedó ni uno sólo. Aun sobre su caballo, supo que esto no sería perdonado, por lo que cogió su espada, y antes que pudiera clavársela en el corazón, fue noqueado por el chico de cabello celeste.

………………………………..
La ciudad de Karlt era una verdadera fiesta, habíamos ganado una batalla sin la pérdida de un solo hombre, el general y los líderes estaban en una reunión, por lo que aún no los veía. Además, Alexia se unió a la masacre, ayudándonos a no dejar ni un solo elfo oscuro con vida, es increíble lo que puede hacer la magia de hielo bien usada.
Alexia usó una habilidad de área, congelando todo a su paso, para luego ir a una de las montañas y deslizándose a las faldas de esta entre los soldados que había congelado, mientras avanzaba creando bloques de hielo, que llegaron hasta la entrada de la ciudad de Kretia. Una entrada magistral déjenme decirlo.

Debido a que no queríamos ser el centro de atención volvimos a nuestra nave a descansar.
– “¿Y qué pasó con el general enemigo Eyden?”; preguntó Krissel.
– “Pues está en una cárcel, la verdad no creo que le saquen mucho, a menos que alguno de nosotros use Lectura mental, está como loco, repitiendo. El Consejero me matará o algo así, mejor dicho, está desvariando”
– “¿Y Niv?”
– “Jaja, divirtiéndose supongo”; dije riendo.
– “Oh, ya veo a lo que te refieres”; dijo Alexia con una sonrisa. De seguro se había comunicado con ella, o tal vez estaba usando los Ojos de Familiar, que te permitía ver lo que pasaba desde su perspectiva.

Al llegar al muelle y estando cerca de nuestro barco, Misha y Ashlyn corrieron a nuestro encuentro.
– “Felicidades” dijo Misha.
– “Eden”; Ashlyn me abrazó, las demás sonrieron al ver esto.
– “Eyden, los líderes se están acercando”; dijo Alexia, un poco incómoda, cuando de repente el general y los demás líderes llegaron frente a nosotros y antes que pudiera hablar, ellos se arrodillaron, pusieron una mano en su pecho, otra en el suelo y dijeron algo que me sorprendió:
– “Gracias por su ayuda, Princesa Sangrienta Alexia, del Reino de los Elfos de las Nieves”

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Esta entrada fue publicada en LIGTH AND DARK, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LIGHT AND DARK: Survivors cap 20

  1. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 19 | Granheliostranslations

  2. eldegollado1 dijo:

    grax x el cap, y ok, sangrienta alexia ok ok, lol, flor de titulo tenia la chica hasta antes de salir de su tierra natal tenia ese titulo, ya veo q su raza era la gerrera despiadada y la mas temida entre las demas de su propia especia, con razon no ayudaron con el meteorito q los aniquilo xD, pero bueno a esperar el siguiente arco y ver como va la cosa, quiero ver a la princesa elfo oscuro xd

    Le gusta a 1 persona

  3. Bryan Javier dijo:

    Grasias lycansito 🙂
    Pero me estas matando siempre dejando la historia en la mejor parte

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 21 | Granheliostranslations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s