LIGHT AND DARK: Survivors cap 8

LYCANCITO

Uhm, no sé. Veamos si se dan cuenta. 😀
Aquí entra en escena otro bando o mejor dicho raza 🙂

REINA

Finales del Año 1412, Ciudad de Elfiden, Reino Elfo

La princesa Neferet, había heredado el liderazgo del Reino de los Elfos de la Luz, por parte de su madre la Reina Seliat. Había pasado exactamente 20 años desde su coronación. El término reina le desagradaba, por lo que dijo, en una de las reuniones, que mantenía mensualmente con los líderes de las diferentes ciudades y clanes que vivían en su territorio, que se dirigieran a ella como la “Princesa Neferet”
No hubo ningún problema, ya que era la reina… perdón, princesa.

Su nombre, contrastaba perfectamente con su significado. Y es que Neferet quería decir “Mujer hermosa”

Cabello rubio, ojos azules, piel clara y una contorneada figura.
Era bellísima, por esta razón muchos nobles la pretendían, pero ni uno era agradable para ella, por lo que se mantenía soltera.
Pero no se confundan, su belleza no era lo único que poseía, era una de las mejores magas de batalla del reino, y dominaba 5 elementos.
Agua, Aire, Tierra, Fuego y Luz.

En cuanto a la forma cómo gobernaba, no tenía igual, nunca el Reino de los Elfos de la Luz tuvo un reinado tan pacífico y próspero.
Las diversas razas que vivían allí, lo hacían en armonía, sin causar problemas.

Elfos de la Luz, Enanos, Centauros y Raza Bestial, de esta forma se les clasificaban, aunque dentro de estas había una variada cantidad de clanes.
La más notoria era la Raza Bestial, donde había desde hombres y mujeres gato, hasta lagartos.

Dicho esto, no existían problemas raciales… bueno unas cuantas peleas en tabernas o ciudades, pero nada serio que derivaría en una guerra, por ejemplo; a no ser que sean humanos, a los cuales trataban de la peor forma, por si se topaban con alguno, claro está.

Y en esa encrucijada tenía ahora, estaba un poco nerviosa, ya que la líder de su guardia le mencionó que un extraño grupo había arribado en uno de los puertos al sureste del reino. Lo que más le sorprendió era que después de cientos de años una elfa de las nieves aparecía, a bordo de un Fénix de Hielo y un niño humano, y que había ocurrido un problema, pero la elfniv, como se le conocían a los Elfos de las nieves antiguamente, le enseñó algo a los guardias, y requería la atención principal de la reina.

Neferet se hallaba en su recámara. Un tanto alegre y triste a la vez, pensando en ello, cuando una maid tocó la puerta.
– “¿Princesa? Su madre le pide que venga al salón del castillo”
– “¿Llegaron?”; preguntó.
– “Sí, mi princesa”
– “Dile que estaré allí en 2 minutos”
– “Como ordene, con permiso”; dijo, y se fue alejando por el pasillo.

La princesa llamó a la líder de su guardia personal mentalmente, esta acudió de inmediato y la escoltó a través de los pasillos hasta llegar a una de las puertas laterales del salón del trono.
“Aquí vamos…”; pensó interiormente, mientras sonreía.
………………………………………………………..

Horas antes

Alexia estaba un poco inquieta, Eyden dormía en sus piernas.
– “¿Qué sucede?”
– “Necesitamos la ayuda de alguien, para perfeccionar su ojo”
– “Oh, ahora que lo mencionas hiciste un buen trabajo”
– “Fue un regalo cuando vi que tenía problemas para luchar. Si tan sólo hubiera reemplazadoperfectamente su ojo derecho, no habría sido tomado por sorpresa,….”
– “Es mejor que nada, la visión que tiene ahora es un poco borrosa pero tal vez alguna de ellas tenga una forma de solucionar ese problema”
– “Eso de pelear sin abrir los ojos, sólo los magos pueden jactarse de ello, en cuanto a los espadachines. Ja, la decepción que me llevé con dizque el mejor espadachín del reino y de todo el continente, no duró ni 3 segundos y mordió el polvo. Una estúpida y vergonzosa broma”
– “Qué esperabas, eras la mejor…”

Eyden de pronto se levantó y empezó a frotarse los ojos.
El beso que Alexia le dio, lo despertó de inmediato. Parece que esto se hace cada vez más común. Pronto se consumará todo.

– “Parece que estamos cerca”; dijo Alexia, al ver la Barrera de protección divina, que era una fina capa mágica que revelaba a quien tratase de entrar en territorio de los Elfos de la luz.
Era imperceptible, pero Alexia y yo ya sabíamos de ello. Había una pequeña isla deshabitada debajo de nosotros y a pocos kilómetros de la barrera.
Una vez descendí conversamos.

– “Uhm, ¿Y ahora?”
– “Estuve pensándolo pero creo que iremos al puerto más cercano. A pesar que no quiero poner en peligro a Eyden, es lo único que podemos hacer”
– “¿Peligro?”; preguntó Eyden.
– “Los Elfos detestan a los humanos”; dijo Alexia; “Pero no podemos ir por aire, si nos detectan habría una pelea, y no creo poder ganar si mandan una comitiva de Magos Elfos”
– “Yo los haría pedazos, jajaja”; dije riéndome.
– “Sí, pero viviríamos siendo buscados, nunca podríamos volver aquí, y Eyden…”
– “Entiendo”
– “Sí… parece que tendré que usar eso”
– “¿Lo usarás?”
– “Sería la primera vez”
– “¿De qué hablan? ¿Qué usará?”; preguntó Eyden, que escuchaba nuestra plática.
– “Ya lo verás…. Ehm, Eyden, planeo contarte todo cuando lleguemos al castillo de mis amigas. Hasta entonces, no quiero ni una sola pregunta de lo que verás u oirás ¿entendido?”
Eyden asintió.
– “Muy bien, hagamos una ostentosa entrada, ¿Niv? Hazme el honor”
– “Por supuesto”

Una vez subieron a mi espalda, alcé vuelo, manteniéndome a unos metros a nivel del agua, atravesé la barrera y volé hasta llegar al puerto que vi.
Escogí un lugar donde causaría una gran conmoción, subí unos metros, para aterrizar frente a la mirada atónita de cientos de personas que allí se encontraban, y donde algunos soldados elfos ya hacían presencia, al notar que algo había atravesado la barrera.

La gente no daba crédito a lo que veían, un ave tan poderosa, como lo soy, sirviendo de montura a una Elfa de las nieves, que se creía una raza extinta y un niño humano.

Los soldados se reunieron alrededor de nosotros, Alexia desmontó tranquilamente, Eyden no lo hizo por orden de ella.
Los soldados también lucían sorprendidos y un poco temerosos.
De seguro pensaban que Alexia tenía un poder tan colosal que me hizo su familiar, eso es bueno, que teman.
– “¿Que asuntos tiene una Elfa de las nieves, en territorio de los Elfos de la Luz?”; preguntó un hombre alto y robusto, era el líder.
– “Quiero una reunión con la reina Seliat”
– “Lo siento, pero ahora es la princesa Neferet, la que reina”
– “Oh, entonces llévenme con ella”
– “Lo siento, no puedo hacerlo, en especial por ese niño humano, no podemos dejarlo ingresar, y que ensucie con sus pies nuestro sagrado territorio”
– “¿En serio? ¿Esa es tu respuesta?”; preguntó Alexia desafiante.
Una gota de sudor resbaló del rostro del líder.
– “Son leyes que se deben cumplir”; dijo finalmente.
– “¿Y a mí? ¿Me negarás también la entrada? o tal vez prefieras que acabe congelando esta ciudad, y que en la posteridad digan, un imbécil hizo enojar a una hija de las diosas elementales”; dije molesta.
– “Usted… ehm…”; le faltaban las palabras.
– “¿Qué sucede aquí?”; se escuchó decir a un elfo anciano, haciéndose espacio entre la multitud, se sorprendió al ver a Alexia, y sobre todo a mí.
– “Maestro Leví, ellas…”
– “Discúlpelo, mi señora, usted por supuesto, tiene derecho a sobrevolar los cielos y nos honra que haya decidido venir aquí. Pero debe entender que debemos tomar precauciones, debido a los rumores de guerra que vienen de tierras lejanas”
“Mierda, de haber sabido esto nos hubiéramos evitado este lío”

– “Entiendo, pero ella es mi maestra, y él su aprendiz, deseo que me acompañen a visitar a la princesa”

El anciano lucía nervioso.
– “Lo siento, pero eso es imposible”; dijo bajando la cabeza.
– “¿Y esto lo hará posible?”; preguntó Alexia sacando un medallón de uno de los bolsillos de su pantalón.
– “No puede ser…”; exclamó el anciano.

Los soldados empezaron a ponerse nerviosos, al igual que toda la gente a su alrededor, el anciano retrocedió unos pasos, se arrodilló y dijo:
– “Llamaré de inmediato a alguien, para que los guíen a la capital, y por favor, discúlpenme”
– “No te preocupes”; dijo Alexia.

Unos minutos después las que parecían ser guardianas de la misma princesa, llegaron. No dijeron ni una sola palabra en el viaje que duró 3 días. Alexia con la mirada seria, miraba a su alrededor, mientras nos transportaban en un carruaje. Nunca había visto tantas razas diferentes interactuando entre sí.

Al llegar a la entrada de un gran castillo, avancé junto a Alexia y Eyden.
Seguimos un camino de piedra, a los costados, podías ver grandiosos jardines y una gran variedad de flores.
Al llegar cerca de la entrada, subimos unas pequeñas escaleras, y rodeados por las guardianas, nos detuvimos frente a una gran puerta, que se abrió de par en par.

Era el salón del trono, caminamos por una alfombra roja que iba directamente hacia donde una bella mujer nos esperaba.

NEFERET

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Esta entrada fue publicada en LIGTH AND DARK, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LIGHT AND DARK: Survivors cap 8

  1. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 7 | Granheliostranslations

  2. mastercloud01 dijo:

    gracias por el cap lo estaba esperando

    Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 9 | Granheliostranslations

  4. Pingback: LIGHT AND DARK: Survivors cap 9 – Es-Updates

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s