INMORTALS: The Fallen Angel cap 56 (¿Final?) :v

LYCANCITO:

Buenas noches :D, prácticamente este es el cap final antes del epílogo.
Pero díganme, pongo el epílogo y luego los demás finales? o primero los finales alternativos y el epílogo al último 😀
Recuerden que son 5 en total, contando el original.

ADVERTENCIA: CAP. para mayores de 18…………… creo. :v
Lamentablemente no pude explayarme como quería ya que  mucho chismoso en el bus :v

Comenten o harán llorar a la loli 😛

EXTINCIÓN

Primero que nada, el estar dentro de un castillo en medio de una habitación cubierta totalmente de agua, donde necesitas un poco de magia para poder respirar, y tus movimientos se ven un poco más lentos es una dificultad… bueno si de tener sexo se trata, ya que no tienes mucha facilidad para moverte, pero me las ingeniaré.
Aqua era bella, sus cabello y ojos celestes, combinaban perfectamente con el color celeste claro de su piel.
Por otro lado Damaris tenía el cabello y los ojos verdes, su piel era de un verde muy claro, muy diferente a pesar de ser hermana de Narell.

Pensaba en esto, mientras Aqua un poco nerviosa y sonrojada, me quitaba la camisa.
Damaris, la hermana de Narell, bajaba mi pantalón.
Al quedar totalmente desnudo me sentí por primera vez un poco extraño, ya que ellas me miraban como si fuera algo que nunca hubieran visto…
Bueno de seguro ha pasado mucho tiempo, desde que vieron a un…

Damaris tomó mi rostro y besó, Aqua apretaba uno de mis brazos contra su pecho mientras iba dándome mordidas un tanto bruscas en mi cuello, todo esto sucedía mientras retrocedía hasta que choqué contra la pared detrás de mí.

Miré de reojo a Narell, quien se inclinó, tomó mi pene entre sus manos y empezó a lamerlo desde la base, mientras iba subiendo su lengua, envolviéndolo y dándome un inmenso placer. En ese momento me di cuenta de algo muuuuy interesante.
Sus lenguas eran un poco más largas de lo normal, no me quejé, total la sensación de ver envuelto tu miembro entre aquél palpitante y húmedo músculo, es maravilloso. Y no sólo eso, el sentir el interior de tu boca siendo recorrido y tu lengua siendo entrelazada con las de ellas se sentía muy bien.

Aqua y Damaris me besaban intercaladamente, de pronto se detuvieron, mirando lo que su hermana hacía bajo mis piernas.
Ambas se agacharon y entre las 3, empezaron a besar, lamer y envolver mi pene con sus lenguas.
¡Oh, por dios!
La sensación fue tanta que no pasó mucho tiempo para que sintiera ganas de acabar, el movimiento de sus lenguas, el paso de mi pene de boca en boca, era una sensación extraña pero placentera.
Frío debido a que cada vez que sacaban su boca, el agua marina lo bañaba nuevamente, era como si echaras agua helada a un metal al rojo vivo, y debido a que el agua estaba muy fría, la temperatura descendía de inmediato pero después otra vez era insertado nuevamente en la boca de una de ellas.

Por primera vez bajé la mirada, vi sus rostros llenos de lujuria, jugando con mi miembro como si de un juguete se tratara y al ver ese brillo intenso que desprendían sus ojos, supe que era momento de acabar. En ese momento sucedió algo gracioso.

Las 3 abrieron su boca y cerraron los ojos para recibir una descarga de semen dirigida hacia sus rostros.
Sentí pronto aquél líquido recorrer mi parte baja, saliendo disparado en forma de un líquido blanquecino y tibio…

Debido a que estamos en el agua, ambas abrieron sus ojos, viendo como mi semen subía lentamente, por poco y me rio, pero lo que vi al siguiente segundo fue algo que no esperaba.
Las 3 nadaron rápidamente hacia aquél líquido que subiría hasta tocar el techo, abrieron sus bocas, acto seguido atraparon mi semen y acto seguido se lo tragaron, haciendo una mueca lasciva con su boca y lamiéndose los labios.
¡Vaya!

Aqua como cuando llegué se precipitó hacia mí abrazándome y dándome un profundo beso, metiendo su lengua en cada rincón de mi boca  y haciéndome tragar su saliva.

Poco a poco mi cuerpo fue depositándose en el suelo, se separó, nadó hacia un lado y Narell parecía que sería la primera.
Se montó encima de mí, mientras que divertida con sus dedos trazaba un pequeño camino en mi pecho.
Exhaló profundamente, cogió mi pene con su mano, mientras suavemente este rompía su himen e iba introduciéndose dentro de ella, cuando sucedió.
Damaris nadó por detrás de ella y se apoyó en ella.
Narell se sentó fuertemente, lo que hizo que la sensación que ella quería no fuera tan dolorosa, lo fue.
– “¡Aaaaahhhn!”; gritó.

El movimiento bamboleante de sus caderas, los besos con lengua incesantes de Aqua, mientras Damaris besaba a su hermana, lograba hacer sentir en mí el retorno a aquellos bellos momentos que había compartido antes, no como la salvaje de Euphor que me trató como a su juguete. Aunque me haya gustado.

Aqua se separó de mí, babeando, aproveché esto para impulsarme con mis manos, y ante la mirada de sorpresa de Narell y poniéndome erguido la tomé de su trasero, moviéndolo de arriba hacia abajo, logrando que ella se diera sentones en él. Sus gritos pronto inundaron la habitación, para que no salieran de allí invoqué una capa protectora alrededor.

De pronto ella arqueó su espalda hacia atrás, no apliqué mucha fuerza al sostenerla cuando frente a mí apareció Damaris, tomó mi rostro y besó, pude ver que su cola nuevamente estaba allí., moviéndose de un lado a otro completamente feliz.

narell-y-damaris-2
Era la primera vez que hacía acrobacias mientras tenía sexo, bueno es una ventaja de cierta forma ya que no tienes que preocuparte de que al soltarla, por ejemplo que se golpee contra el suelo.

En ese momento sentí los pechos de Aqua en mi espalda.

La posición en la que estábamos en este momento, hacía que sus paredes vaginales se volvieran más estrechas, apretando mi pene.
Que deleite.
Tal fue la sensación de placer y gozo, que pronto terminé dentro de ella.
– “Aaaaaaahn”; gritó al sentir que vertía mi semen dentro de ella.

La solté, y poco a poco fue depositándose en el suelo, agotada.

Damaris aprovechando que había soltado a su hermana, nuevamente convirtió su cola en piernas y me abrazó, las levantó y tomé con mis manos mientras ella descendía lentamente, pude escuchar salir de su boca un ligero quejido, cuando mi pene ingresó dentro de ella, tal vez le dolió mucho ya que mordió mi cuello dejándolo sangrando. Por otro lado Aqua, levantó mi cabeza y puso su entrepierna para que yo la lamiera. Sonreí, debido a lo que pensaba hacer, después de todo hace mucho que no bebo sangre de esa forma. Calvé mis colmillos a la altura de su clítoris, y bebí su sangre.
– “No… aaaaah…. aaahnn”

Pensé que se refería a mí pero cuando abrí los ojos, vi que Damaris estaba lamiendo su trasero, insertando su lengua dentro de ella, aquellos dos estímulos, hicieron que un chorro saliera despedido hacia mi rostro, aunque sólo pude sentir una ligera variación de temperatura, debido a que se mezcló con el agua marina.

Damaris se movía incesantemente, y apoyó tanto su cuerpo sobre mí, que poco a poco fui cayendo hasta tocar el suelo.
Estando de esa forma, ella giró, luego se echó hacia atrás, nuestros rostros estaban muy cerca, inclinó su cuello, logrando besarme mientras yo la sujetaba fuertemente de sus senos, no había forma de moverme mucho pero al parecer aquello le causaba placer, aún más debido a que Aqua empezó a lamer mis testículos, ingresándolos en su boca y jugando con ellos.
Mierda, esto es nuevo… qué vergüenza, terminé cuando ella lo hizo por unos segundos, aunque eso no me detuvo, ya que continué.

Varios minutos después, y de una gran cantidad de posiciones que practicamos, terminé. Damaris agotada y con una gran alegría marcada en su rostro, se acostó cerca de Narell, quedándose dormida, al igual que ella.

Aqua ahora estaba sola, me acerqué lentamente a ella, con una de mis manos la tomé del mentón y la besé, fuimos retrocediendo hasta que ella chocó contra la pared, de inmediato y porque mi cuerpo lo deseaba al igual que el de ella, levanté una de sus piernas, e introduje mi pene dentro de ella.
– “Yanh…”
Un gemido escapó de sus labios, antes de ser sellado por los míos.

sexo ultimo
Cuando abrí los ojos, vi a mi lado una pequeña cantidad de sangre que había salido después de arrebatarle su virginidad, estiré mi cabeza y con la punta de mi lengua pude probar un poco.
Aqua vio con cierta extrañeza aquello, sólo sonreí ante su mirada confundida.
Y lo peor tuvo que pasar justo ahora, mi visión empezó a tornarse borrosa.
“Maldita sea, no puedo dejarla así, sería una falta de respeto hacia ella. Acabaré rápido y le pediré a Ir…, es cierto, ella ya no está”; pensé con tristeza.

Los pechos de Aqua en mi espalda y el peso de ella, hizo que lentamente cayera al suelo, ella notó esa mirada de tristeza en mi rostro.
– “¿Qué pasa, no te agrado?”; dijo temerosa, tratando de ponerse de pie.
– “Nada de eso, eres bellísima es sólo que lo que pienso hacerte es algo malévolo”
– “¿Eh?”

Sonreí, levanté mi espalda abrazándola fuerte y la penetré, mientras me movía lentamente, ella soltó varios gemidos.
Sintiendo como sus pechos se pegaron al mío, la calidez, el movimiento hipnotizador y bamboleante de ellos, me llamaban a posar mis colmillos, lo hice, ella sintió un pequeño dolor pero luego sujetó fuertemente mi cabeza presionándolo contra ella.
EL succionar su sangre mientras la penetraba, le hizo experimentar una nueva y maravillosa sensación de placer, ya que sus gemidos se volvieron aún más intensos.
– “Ahnnn… sigue… sigue….”
Nos mantuvimos en la misma posición durante varios minutos, hasta que terminamos.
Agotados, caímos hacia un lado, con sus delicadas manos palmeadas me acarició el rostro, cuando de un momento a otro sentí que se levantó, yendo a despertar a Narell y Damaris.
Sentí su miedo y traté de abrir los ojos… estaban abiertos, pero no podía ver nada.
Demonios.

– “Oh, dios… Ethan ¿Por qué no dijiste nada?”
– “Jeje, lo siento. Qué manera de arruinar el momento ¿no?”
– “Deja eso de lado, esto no es un…”
– “Tranquila, aún sin ellos, puedo percibir las vibraciones a su alrededor y crear una imagen en mi mente de lo que siento”
– “No, esto es malo, muy malo. Dinos ¿hay algo que podamos hacer?”
– “Me temo que no, pero no se preocupen. Ahora que lo pienso, ya es hora”
– “¿Cómo puedes estar tranquilo…?”
– “Esto no es nada comparado con lo que ella sufrió durante tanto tiempo, sumida en la más absoluta oscuridad. Genial, esto ha hecho que quiera acabar cuanto antes con ellos. La veré pronto, ahora tengo algo que hacer”
– “Ethan…”
– “Ya veo, ¿volverás?”
– “Claro que sí, como podría dejarlas de lado, mi plan hoy finaliza. Las llevaré a un lugar muy especial en el cuál no tendrán que preocuparse nunca más por aquella asquerosa raza, se los juro. Ahora tengo algo que pedirles, díganle a Eloise, que se quede aquí, volveré dentro de poco, para llevarlas a su nueva morada”

Recibí un beso de cada una, noté la tristeza reinante en el ambiente, y eso que hace sólo unos minutos ellas lloraban de felicidad.
Les sonreí, activé Portal terrenal, apareciendo en la piscina de la mansión, para mi mala suerte allí se encontraban aún Gía y Sylph, aunque también estaba Lyna.

Al verme caminando un poco errático, Sylph, caminó hacia mí.
– “Maestro ¿Qué le pasó?”
– “Uhm… esto… nada, no te preocupes”
– “Sylph, abre sus ojos”; dijo Gía.
– “Maestro, ¿Quién le hizo esto?”; Sylph estaba asustada, al borde de las lágrimas.
– “Nadie, es sólo que… uhm”
– “Maestro, dígame ¿Qué fue lo que pasó?”; preguntó Sylph mientras temblaba y clavaba sus uñas en mis brazos.
Lyna que había estado leyendo tranquilamente hasta que llegué, se asustó, y al ver cómo era tratado por Sylph.
– “Sylph, Ethan lo hizo por…”
– “Lyna, cállate. No lo digas”
– “¿Eh? ¿Qué sucede?”; Gía estaba asustada y nos miraba intercaladamente.

Lo que faltaba.
Las demás chicas aparecieron en la entrada debido a que levanté la voz. Sólo quería encontrarme con Lyna para preguntarle de una curación temporal, pero ahora todo se fue a la mierda, y encima le grité.

– ”¿Qué sucede?”; preguntó Sophie, seguida por las demás.

Oh, genial, ahora todas están aquí.
– “Maestro no puede ver, miren”; reveló Sylph.

Algunas miraron con sorpresa aquella revelación, otras se llevaron la mano a la boca a modo de preocupación, el estado de ánimo que tenían antes se vio envuelto en una tristeza tal que me dolía profundamente.
– “Al parecer Lyna sabe algo, pero Ethan no quiere que nos lo diga”; dijo Gía.
– “Lyna, ¿Qué significa eso?”; Katya la miró seriamente, exhortándole a decirle.

Lyna estaba asustada, al todas posar sus miradas en ella.
– “Sé que lo prometí, lo siento Ethan”
– “Lyna…”
– “Cállate y déjala hablar”; Sophie estaba molesta.
– “Maestro…”; Scarlet y Luz susurraron con preocupación.

Emerald que sostenía a Lucía, miraba con preocupación lo que sucedía, al igual que Nereia, las demás también querían saber que era aquello que escondía.
Rendido, abracé a Sylph y dije en voz alta.
– “Estoy dispuesto a hacer lo que sea por las personas que amo. Sylph, lo que hice fue por amor”
– “¿Eh?”
– ”Lyna, dilo”; dije mientras le mostraba una gran sonrisa a Sylph.

Ante la mirada expectante de todas, atemorizada y rápidamente, habló:
– “Ethan le dio sus ojos a Sylph, para que ella pudiera recobrar su visión. Iria se encargaba de brindarle magia cada cierto tiempo, ya que el contrato se había hecho con ella, y debido a su muerte, ahora Ethan no podrá ver”

Sylph empezó a derramar muchas lágrimas, un dolor intenso hizo que sintiera una presión terrible en mi pecho. Al percibir su sufrimiento, le di un profundo beso.
– “Maestro, ¿Por qué no me lo dijo?”
– “Porque sabía que te opondrías”
– “Pero…”
– “No me arrepiento de nada”
– “Maestro…. ”; Sylph, se refugió en mi pecho, llorando, mientras me sujetaba fuertemente, hasta casi romper mis huesos.
La tristeza y preocupación del ambiente, pronto cambió a uno de comprensión, afecto y cariño, podía sentir sus miradas y el eterno agradecimiento de sus hermanas.
Uff, pensé que sería peor.

Pasados varios minutos decidí que era el momento.
Sylph lloró tanto en mi pecho que se quedó dormida, nadie dijo nada.
Cargué a Sylph como si fuera una princesa, me concentré, para demostrar que podía vivir sin mis ojos, caminé directamente hacia la mansión y después de dejar a Sylph en su habitación, salí nuevamente y dije:
– “Nereia, ¿Qué se decidió?”
– “Uhm… no tengo ninguna objeción. La mayoría te apoya”; dijo con cierta tristeza, aunque después me contaría el por qué.
– “Muy bien. Hoy acabaré de una vez por todas con ellos. Dentro de unos minutos volveré, quiero divertirme un poco, además tengo un importante anuncio que darles. Hasta luego…. Oh me olvidaba”
Me acerqué a Emerald y Nereia que juntas cargaban a mis hijas, me incliné y besé en la frente a cada una.
– “Ahora sí, hasta luego. Portal Terrenal”

Por precaución necesitaba de alguien que me guiara, pero no podía pedírselo a ninguna de ellas, así que me ocurrió pedírselo a Rin, quien aceptó encantada.
Recordé su mirada triste, y sus ojos derramando lágrimas, aquélla vez que descubrió a su especie extinta.
Nunca volverás a llorar ahora.
Rin puso sus piernecitas alrededor de mi hombro.
– “Ean, sho sedé us ojos”
– “Sí”; dije sonriendo.

Concentré mi energía en el báculo.
“Soy el maestro de tu ama y señora, dame el poder necesario para acabar con mis enemigos. Hoy los libero para que aniquilen a todo ser humano, hasta que no quede ni uno sólo, no tengan compasión de nada ni nadie, sean mujeres, bebés o niños, extermínalos. Yo las invoco, razas que se han extinguido debido a ellos, y que ansiosas esperan venganza”; dije sosteniendo en mis manos el báculo de Ra.

Este emitió un inmenso brillo, cuando cientos, no, miles de portales se abrieron en todo el mundo.
Lo que de ellos salieron fueron los seres que los humanos consideraban mitológicos.

Elfos, elfos oscuros, enanos, centauros, tritones, hadas, duendes, caballos alados, grifos, arpías, nagas, etc.
Cientos de razas que desaparecieron a través de los tiempos.
Hoy todas esas razas con una insaciable sed de sangre cobrarían venganza.
Lastimosamente no podía ver lo que sucedía directamente, pero gracias a los ojos de Rin logré hacerlo, mientras ellos arrasaban como una tempestad con todo lo que encontraban bajo su paso.
No me pude contener y empecé a reírme  a carcajadas ante la mirada confundida de Rin, quien contagiada por mi alegría, señaló con una mano hacia el horizonte, diciendo:
– “Ean, Abemos on toos”
– “Sí, acabemos con todos”

sexo ultimo

Este día sería considerado en la historia como:

EL FIN DE LA ERA HUMANA

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inmortals: The Fallen Angel, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a INMORTALS: The Fallen Angel cap 56 (¿Final?) :v

  1. Pingback: INMORTALS: The Fallen Angel cap 55 | Granheliostranslations

  2. Bereth dijo:

    Sjsjjsjshssjshshshssjsjsjjsjsjssbsb q pendejo final de capitulo, el trago q estaba tomando, en serio xD mrd me atore , y no entendí eso del contrato con iría :S exactamente como curo a la cieguita y q se hizo a si mismo el aubnornal

    Le gusta a 2 personas

  3. Bryan Javier dijo:

    Que triste cuando recordo a Iria, pero sigo sin entender bien como es que isieron para que Ethan pudiera ver despues de sederle sus ojos a sylip, y como es que Luz no la puedes remplasar en ese proceso😅
    Y piensa matar tambien ala familia de humanos que salvo aquella es a emeral(evitando su avorto) y ala familia que salbo a nerellay su ija en el rio?

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: INMORTALS: The Fallen Angel (Epílogo) | Granheliostranslations

  5. eldegollado1 dijo:

    grax x el cap, despuse de internarme unos 4 dias pude terminar de leer unas novelas y quedarme a la par en ellas xD pero bueno a seguirle xD

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s