INMORTALS: The Six Spirits cap 74 (Final)

LYCANCITO:
Me tiembla la mano cuando la volví a leer, u_u espero que no lloren como yo.
Pero ahí les va este cap.
Aún hay otro por cierto es el epílogo ahí comentaré algunas cosas y también enviaré mis saludos a aquellos que me siguieron y comentaron seguido :3
Sin más que decir y a puertas del cap final les dejo este.

GRITOS DE DOLOR

Sophie empezó a caminar hacia fuera, vomitaba ese líquido rojo y espeso a través de su boca y se agarraba la herida que había sido hecha en su vientre, dejando un reguero de sangre mientras avanzaba.

– “No… por favor…cough”

Nereia la veía alejarse de la casa, se puso de pie y avanzó lentamente hacia ella llorando. Mientras avanzaba lentamente, vio a Sophie mirar hacia abajo, se sentó en el suelo, de pronto un círculo rojo se formó debajo de ella.

– “No… No… Nooooooooo”; gritaba Sophie mientras parecía tener algo en sus manos.
Sus lágrimas pronto se convirtieron en lágrimas de sangre.

muerte bebe

Su dolor era visible y sus gritos parecían cortar el aire.
Ignis en ese momento apareció junto a las demás y vieron con pena y dolor algo que nunca creyeron posible.

Sophie sentada en un charco de sangre, llorando profusamente, sostenía en sus manos ensangrentadas, el cuerpo inerte de dos fetos aún en formación y que nunca podrían desarrollarse.
La mano de Nereia al atravesarla rasgó parte del útero y del saco amniótico, provocándole un aborto forzado.

En ese momento como si el mismo cielo sufriera junto a ella empezó a llover.
Sophie temblaba, y con sus dedos tocó los diminutos y delicados cuerpos de ambos seres que había concebido.
Cientos de imágenes cruzaron su cabeza, el nacimiento, los primeros pasos, sus primeras palabras, los juegos que compartía con él y ella.
Ethan lucía feliz mientras los cargaba, sonreía.
La imagen se distorsionó y la trajo de vuelta a la realidad
“Mamá…Papá…”; dos palabras que escuchó en un susurro.

Levantó la mirada y vio a Luz quien respiraba agitadamente viendo con horror el macabro espectáculo frente a ella. Cerca de ella se encontraba Katya, Lyna, Kumiko y Aubrey quiénes lloraban.
Sophie un poco calmada, corrió hacia ella con ambos fetos en sus manos.
– “Luz, ¿Tú puedes sanarme cierto? ¿Puedes por favor devolverlos a mi vientre como si nada hubiera pasado?”; dijo Sophie con la mirada desencajada.

Luz  al ver a esos dos seres, aterrada, empezó a llorar.
– “Lo siento, pero no puedo hacer nada”; dijo con todo el dolor de su alma.

Sophie de nuevo empezó a llorar, cayó de rodillas y abrazó las piernas de Luz.
– “Por favor Luz, por favooor. Sé que puedes”

Katya lcayó de rodillas mientras daba golpes al suelo, Phi sobrevolaba el cielo lanzando ráfagas de fuego por todos lados.
Ignis aullaba, ya que al ser su familiar compartía su mismo sufrimiento.
Nereia se acercó por la espalda y tocó su hombro.
Sophie volteó furiosa acumulando en su mano libre poder mágico asestando un terrible golpe en el estómago de Nereia que salió disparada y chocó contra la casa, cerca de la entrada. Sophie caminó lentamente hacia ella.
Tomó uno de sus hombros con sus manos y dijo:
– “¿Por qué? ¿Qué te hice? Devuélvemelos, devuélvemelos, por favor”

Debido a que Sophie estaba de espaldas antes, no pudo ver lo que ella llevaba en las manos, pero al tenerla tan cerca los pudo ver.
Dos diminutos cuerpos ensangrentados, aún unidos al cordón umbilical de Sophie y que nunca llegarían a crecer.
Estaba aterrada, mirando cómo Sophie la golpeaba en el estómago gritando que se los devolviera.

De pronto se detuvo, la pérdida de sangre fue tanta que Sophie se desmayó. La mano que sostenía a ambos fetos cayó en su vestido.
En ese momento su mente se quebró y Nereia perdió el brillo de sus ojos. Nunca olvidaría ese momento.

Todas corrieron hacia ella, como despertando de un encanto que les impedía moverse.
Nereia miraba su vestido ensangrentado y en él, a ambos seres que asesinó.
Sophie estaba a un lado desmayada encima de sus piernas.

Alva fue enterrada bajo el árbol donde cayó muerta, pero como si una especie de cruel ilusión se tratara, se podía ver su cuerpo inerte allí al pie del árbol, atravesada por varias estacas divinas.

Sophie despertó unos 20 minutos después.
– “¿Katya, Maestra? Díganme que fue un sueño…”; dijo llorando tomando a Katya de los hombros.

Todas bajaron sus cabezas apenadas.
– “Los hemos enterrado”; dijo Katya.
– “¿Dónde?”; preguntó Sophie.

Salieron y caminaron hasta llegar cerca del río hacia un pequeño jardín de rosas multicolor, que no estaba hace unos minutos.
Rin estaba allí sentada, llorando. Al parecer fue ella quien con sus lágrimas creó aquél lugar de descanso para ellos.
Sophie cayó de rodillas, tomó a Rin entre sus brazos y empezó a llorar.

Luz desde la entrada veía con dolor aquél suceso.
No podía mover a Nereia, quería pedir ayuda a las demás pero sus miradas se posaron en ellas como si de sus peores enemigos se trataran.
Luz pudo ver que Katya puso las manos sobre Sophie y esta cayó inconsciente.

– “Debemos salir de aquí, si es cierto lo que dijo uno de esos hijos de puta. Pronto vendrán más”; dijo Katya, cargando a Sophie, aguantando sus lágrimas.
– “Deberíamos ir a América”; dijo Lyna.

Todas se miraron entre ellas y asintieron.
– “Entraremos en hibernación, no sabemos cuándo llegaremos allá”; dijo Kumiko.
– “Aubrey, tú te encargarás de despertarnos cuando lleguemos”; dijo Katya.
– “Cuen…ten con…migo”; dijo Aubrey llorando.
– “Nos vamos ahora”; dijo Kumiko; “Lyna avisa de nuestros planes a Luz”
– “Pero…”; dijo Lyna confundida, secando sus lágrimas.
– “¡Ellas no vendrán!”; sentenció Kumiko.
– “Sí”; dijo y corrió hacia ellas.

Luz trataba de despertar a Nereia quien aún seguía en shock.
– “Luz, iremos a América. Dile a Ethan que lo esperamos allá”

Ella escuchó lo que dijo Kumiko, por eso sólo atinó a asentir.

Minutos después, ella fue la única en despedirse. Le advirtió que tal vez vendrían más.
Ignis caminó hacia ellas y abrió el hocico, una bola de fuego salió de su boca, cerró los ojos pensando que sería el final de ambas pero fue la casa la que recibió el impacto y se quemó, la lluvia se encargaría de apagarla después.

Luz las vio alejarse, desapareciendo a través del bosque.

……………………………………

Ethan estaba de pie, frente a la tumba de sus hijos. Agradeció a Alva, mirando su lugar de descanso, ya que si ella no hubiera logrado envenenar a la Hunter ella también podría haber muerto.

Nadie se atrevió a decir una palabra.
Ethan de pronto volteó y llamó a Iria.
– “Iria, ¿Puedes regalarme tu cristal de teletransportación?”; dijo mirándola.

Sus ojos turquesa estaban inyectados en sangre, y una mancha oscura podía verse que parecía querer devorar sus ojos de un momento a otro.
– “Sí”
– “¿Qué piensas hacer?”; preguntó Alessia.
– “Cállate, no te metas”; dijo Ethan mirándola con furia.
Alessia y Selene se asustaron.
Iria sacó el cristal de su vestido, se lo ofreció a Ethan y luego de hacer el ritual de traspaso, dijo a todas:
– “Vayan y reúnanse, con las demás. Díganles que no iré hasta haber asesinado al último de sus miembros. Les haré sentir el mismo dolor, el mismo sufrimiento que nos han hecho pasar”

Ethan acumuló energía mágica en sus manos, el cristal empezó a brillar.

– “Maestro, lo acompañaremos hasta el fin de los días”; dijeron todas a excepción de Nereia quien estaba atrás, viendo con dolor el rostro de Ethan.

Todas estaban dispuestas a acompañarlo en su cruzada.

– “Nereia ¿Acaso no vienes?”; dijo Ethan mirándola.
– “Maestro, yo…”; dijo Nereia soltando lágrimas.
– “Eres la única que puede reconocerla, ¿Acaso no deseas vengar la muerte de mis hijos?”
– “Sí”; dijo Nereia caminando hacia él, mirando hacia el suelo.

Se formó un círculo alrededor de ellos, en el último segundo antes de que los teletransportara a Europa, Alessia, Selene, Lycana e Iria saltaron dentro de él.

Pronto una masacre se desarrollaría en Europa, hombres, mujeres y niños caerían bajo su mano y los Hunters que habían combatido contra los inmortales desde tiempos inmemoriales, verían su destrucción.

Cada vez más Ethan se vio sumido en la oscuridad y un día, 2 alas oscuras salieron de su espalda.
Ethan y compañía serían catalogados por muchos como:

El ángel caído y sus 10 apóstoles de la muerte.

 

 

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inmortals: The six spirits, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a INMORTALS: The Six Spirits cap 74 (Final)

  1. Pingback: INMORTALS: The Six Spirits cap 73 | Granheliostranslations

  2. Pingback: INMORTALS:The Six Spirits Epílogo | Granheliostranslations

  3. H.de p….. Me hiciste llorar como puedes hacer eso nooooo de verdad pero lo hace más interesante gracias

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s