INMORTALS: The Six Spirits cap 66

LYCANCITO:

Aquí con otro cap más, se vienen problemas…
😀 Aguante Ethan 😀 Auqnue en este cap sólo será mencionado :3

 

DESPILFARRO

Frontera entre el Reino de Hungría y Principado de Valaquia

Anne Marie dividió su ejército en 6 batallones de 1500 hombres cada uno.

2 batallones para cada lado.
Ella se ubicaría en el centro, Martin Lowe dirigiría el flanco derecho y uno de los generales su flanco izquierdo y el ejército del general húngaro quedaría como apoyo, ubicado detrás del centro, al inicio.
Los 600 soldados restantes eran dirigidos por 400 Mage Hunters, tenían una misión especial.

Los líderes vampiros al ver tal despliegue decidieron atacar el flanco izquierdo, que parecía ser el más débil o eso pensaron ya que no esperaban lo que sucedería después. Un gran bosque se ubicaba detrás de ellos, en los cuales unos 200 vampiros yacían escondidos, todos eran magos.

– “Princesa, cómo supiste que pasaría. El Reino de Hungría no tomará con buenos ojos esto”; dijo Martin, acercándose.
– “Si es por la victoria nada más importa, no sólo se gana con fuerza sino también con ingenio”; dijo Anne Marie.
– “Me parece muy arriesgado pero si tú lo dices, se hará. Nos vemos princesa”; dijo Martin despidiéndose.

Anne Marie se había adelantado a los vampiros, después de todo es, humanos versus vampiros.

– “Adelante”; gritó Anne Marie y todo el ejército empezó a marchar.

El polvo era levantado a su paso, la tierra temblaba.
El general Húngaro la veía como a una especie de diosa que bajó del Olimpo para guiarlos a la victoria, y algo le decía que confiara plenamente en ella.

A pesar de contar con menos de 3 mil vampiros, entre hombres y mujeres, avanzaban rápidamente, aunque no en orden.
Cada líder vampiro tenía su propio ejército, y a pesar de luchar por una misma causa no tenían los mismos intereses.

El ejército religioso, si así se le puede llamar, se detuvo por orden de Anne Marie a una distancia de 500 metros del ejército vampiro.

Anne Marie vio el campo y a sus enemigos, luego volteó a su derecha y pareció intercambiar miradas con Martin Lowe, ambos asintieron.

– “Volveré”; dijo Anne Marie empezando a correr en su yegua de color blanco, hacia adelante, lo mismo hacía Martin.
Ambos se encontraron a una distancia de 100 metros de su enemigo, quienes no sabían qué era lo que significaba el hecho de que sólo 2 personas vinieran hacia ellos.

– “¡Deseo hablar con el líder o los líderes de su ejército!”; gritó Anne Marie de tal manera que se pudo escuchar a varios cientos de metros a la redonda. Usó una especie de magia que permitía potenciar la voz de una persona.

Los 5 líderes vampiros salieron a su encuentro, llegaron a su posición rápidamente y fue Danac quien habló por todos, dando 2 pasos al frente.

– “¿A qué se debe su llamado, señorita o debería decir Princesa Anne Marie?”
– “Llámame como quieras vampiro, quiero evitar un derramamiento de sangre innecesario”; dijo Anne, para sorpresa de Martin.
– “¿Y qué propones?”
– “Un enfrentamiento mágico entre ustedes y nosotros”; dijo Anne Marie.

Al escucharla, Martin se lamió los labios. Era lo que más deseaba, por un momento pensó que Anne recurriría a esos viejos trucos diplomáticos pero se equivocó, felizmente.

Los vampiros empezaron a reírse, sólo Danac se mantuvo serio.

– “Está bien, acepto su trato”; dijo Danac.

Todos los vampiros retrocedieron unos 5 metros y esperaron que Anne y Martin desmontaran.

Anne desmontó y empezó a acariciar a su yegua, luego le dijo:
– “Ve Blanca, aléjate de aquí, no quiero verte morir”

Anne se había encariñado con la yegua, ésta pareció entender y empezó a galopar.
Martin también desmontó, le dio una palmada al trasero del caballo, y también se fue.
Ambos retrocedieron unos 10 metros.
15 metros los separaban

– “Muy bien, empecemos”; dijo Marie empezando a recubrirse con poder mágico.
– “Lluvia de meteoros”; gritó Martin, cientos de rocas ardientes caían del cielo.
– “Llamada del infierno”; invocó Anne, como en la pelea con August.

Un enorme cráter se abrió debajo de ellos tomándolos por sorpresa. Saltaron hacia atrás, sólo Danac y Francis se quedaron flotando en el aire, Anne sonrió.

– “Barrera acuática”, invocó Francis, bloqueando la lluvia de meteoros.
– “Recubrimiento de fuego, velocidad triplicada”; invocó Ejnar, atacando a Anne por la izquierda, con una patada.

Mala idea.
Anne Marie cerró los ojos, y dio un pisotón al suelo, una estaca salió del suelo atravesando a Ejnar en el aire sin oportunidad de esquivarlo. Levantó el brazo derecho en su dirección e invocó:
– “Prisión de fuego”

A pesar de estar recubierto con magia de fuego, Ejnar empezó a quemarse, logró retirarse de la estaca que lo atravesó pero no podía salir de la prisión a pesar de invocar magia acuática. Sus compañeros vieron con sorpresa cómo su cuerpo poco a poco era reducido a cenizas.
Furiosos, Calixto y Daniel atacaron a Anne Marie, pero en el camino Martin se les cruzó.
– “Pared de fuego”; dijo Martin, logrando detener el ataque de Daniel.
– “Recubrimiento acuático”; gritó Calixto, logrando atravesar la pared, para su mala suerte, Martin lo estaba esperando.
– “Recubrimiento de…”
– “Cuchillas de viento”; miles de cuchillas se incrustaron en el cuerpo de Calixto, haciéndole vomitar sangre.
– “Explosión de fuego”; dijo Martin para luego chasquear los dedos.

Pequeñas explosiones se produjeron en las heridas abiertas por las cuchillas lanzadas previamente.
El cuerpo de Calixto empezó a botar humo por todos lados, Daniel creó una barrera acuática en torno a él pero fue en vano, apenas la creó, el cuerpo de Calixto explotó.

Anne saltó hacia él, logrando asestar un golpe en su pecho, con su mano recubierta de magia de tierra, destruyendo los pulmones y corazón de Daniel, quien la miró sorprendido, mandándolo a volar unos 15 metros hacia atrás.
Danac y Francis miraban con sorpresa lo que sucedía, no se movieron debido a que ellos les dijeron que se encargarían de ellos 2 pero sucedió lo contrario.

– “Mierda, Maremoto infernal”; invocó Danac, lanzando su ataque contra Martin.
– “Dragón acuático”; dijo Danac, logrando que un dragón se agua se formara y atacara a Anne Marie.

– “Prisión de Tierra”; invocó Martin, refugiándose de tal ataque.
– “Tornado”; invocó Anne Marie.

Danac por primera vez sintió miedo, su dragón acuático, su ataque más poderoso y del cual estaba orgulloso, fie engullido por el tornado de Anne Marie.

Los vampiros vieron caer a 2 de sus líderes, 1 de ellos yacía tirado en el suelo vomitando sangre y los otros 2 aún peleaban.
Miedo.
Esa palabra recorrió su ser, todos empezaban a murmurar, si sus líderes fueron derrotados de esa forma, ellos serían masacrados. El pánico se apoderó de ellos y empezaron a correr en todas direcciones.

– “Pero qué…”; dijo Danac, al ver a su ejército correr en desbandada.
– “Danac debemos irnos esto es inútil”; dijo Francis.
– “Lluvia infernal”; dijo Danac
– “Maremoto”; dijo Anne Marie
– “Cuchillas de viento”; dijo Martin.
– “Pared de fuego. Lanzas del infierno”; dijo Francis.

Las habilidades de Anne y Danac se cancelaron.
Pero Martin no contó con la segunda habilidad de Francis.
Cientos de lanzas atravesaron la pared y fueron en su dirección, Martin no logró crear la barrera acuática a tiempo, y fue atravesado por 3 de ellas, 2 en el brazo derecho y una en la pierna derecha.

Al ver a su compañero en peligro Anne se ubicó delante de él y creó una burbuja acuática que los envolvió a ambos.

Aprovecharon esta oportunidad para llamar al orden a sus hombres, por una extraña razón Anne Marie y Martin sonreían, cuando voltearon vieron la razón.

Del bosque, un ejército de unos 4000 mil hombres apareció, miró hacia el cielo y vio que una barrera gigantesca había sido creada.
Los vampiros que huían chocaron contra esta barrera.
Cuando vio el estandarte de la primera línea de ese ejército, no lo pudo creer.
Era el ejército del Principado de Valaquia, atacaban con ballestas a los vampiros quienes no podían salir. Los 200 magos vampiros escondidos en el bosque no daban señales de vida.
Varios Mage Hunter salieron junto con el ejército de Valaquia.
Danac miró con respeto a aquélla mujer.
Unir a 2 ejércitos que se odian a muerte contra un enemigo en común, le recordó a lo que hizo Ethan.
“Tal vez él hubiera podido derrotarlos”; pensó.

No quedaría ni un solo vampiro en pie y si el Reino de Hungría apoya al Sacro Imperio, los ejércitos de Iván III y los Reinos del Norte, acorralarían al ejército de Valeska, Ethan y del rey Nikolay, en el Reino de Polonia.
Era cuestión de tiempo, pero no se rendiría sin pelear.
La barrera había sido puesta por aproximadamente 200 Mage Hunter, si creaba una explosión mágica de grandes magnitudes podría destruirla y así permitir escapar a muchos vampiros, que estaban siendo acribillados tanto por flechas como por virotes de acero, aunque podían resistir, las heridas irían menguando su poder.
– “Francis, debes ir donde Ethan y contarle sobre esto. Crearé una explosión mágica”
– “Siempre actuando como héroe, lo haré. Adiós, viejo amigo”; dijo Francis, fue donde Daniel, lo cargó y corrió hacia la derecha.
– “Martin, no. Déjalo”; dijo Anne, impidiendo que Martin invocara magia.
Anne Marie, se sorprendió, Danac empezó a recubrirse con magia de fuego, y su cuerpo empezó a brillar, de tal manera que parecía ser el sol.

Anne se dio cuenta de lo que trataba de hacer.
– “Todos cúbranse”; gritó con tanta fuerza que tanto vampiros como humanos se sorprendieron.
Anne Marie vio sonreir a Danac, antes que este explotara, liberando una gran cantidad de magia de fuego que inundó un radio de casi 1 kilómetro.
La barrera se rompió, sorprendentemente el ataque ignoró a los vampiros pero no a los humanos, aproximadamente 1000 humanos resultaron alcanzados por la llamas, algunos se revolcaban en el suelo, otros corrían de un lugar a otro, tratando de apagarlas.

Los vampiros aprovecharon la confusión creada y empezaron matando a los magos que habían creado la barrera.
Anne aún seguía tranquila, sonreía.

Una hora antes.
– “¿Cree que se sacrificará?”; dijo el general Húngaro.
– “Estoy completamente segura que lo hará”; dijo Anne Marie.
– “¿En qué te basas?”; preguntó el general del Sacro Imperio.
– “En que al menos uno de ellos pensará en morir con honor”; contestó.
– “Háganle caso”; dijo Martin.
– “Es simple señores, ustedes deben flanquearlos mientras nosotros luchamos contra ellos. Si lo hacen, ninguno de ellos logrará salir con vida. Usaré magia ilusoria para que vean lo que quieren ver. Estoy segura que venceremos a uno o 2 de ellos, eso hará que el pánico se apodere de los vampiros, y allí empezará nuestra victoria”; dijo sonriendo.

Todo había resultado como planeó. Antes se iniciar la batalla cubrió con un manto ilusorio a todos los soldados, inclusive a aquellos que fueron a formar los círculos mágicos que les permitirían formar la barrera.
En este momento los vampiros que corrieron hacia los flancos vieron con terror al ejército ubicado frente a ellos, que les cerró el paso, después de haber matado a los magos.
La primera lluvia de disparos tomó por sorpresa a Francis que cargaba a Daniel.
Debido a la magia ilusoria de Anne, no pudieron ver la lluvia de virotes que impactó en sus cuerpos.
Martin corrió hacia ellos, no quería que escaparan. Su herida saño rápidamente gracias a ñla curación recibida por Anne.
Ella estaba agotada, al disipar la ilusión sintió el cansancio generado.

Francis iba a invocar su magia pero de una distancia de 50 metros, Martin invocó tocando el suelo:
– “Tierra de nadie”

Los cuerpos de Francis y Daniel fueron atravesados por las estacas creadas desde el suelo. Miró con odio a Martin.
– “Jajaja, ¿Pensaron que estaba fuera de la batalla? Castigo del infierno”

Las estacas se recubrieron de fuego y poco a poco fueron quemándolos.
Minutos después no quedó nada de ellos.

– “Que no quede ni uno sólo, vayan a por los demás”; ordenó a los soldados que acababa de salvar de una muerte segura y dolorosa.

Martin se acercó a Anne quien sentada en el suelo miraba el cielo.
– “Es como si hubieras visto el futuro”; dijo Martin, sin recibir respuesta.

La yegua Blanca, apareció a los pocos segundos galopando, se detuvo al lado de Anne y ésta empezó a acariciarla.
– “Buena chica”; dijo subiéndose como pudo encima de ella; “Martin iré a Berlín, e informaré a Miguel. Quédate aquí, limpia el desorden”
– “Sí, como tú ordenes, princesa”; dijo inclinándose y sonriendo.

Anne Marie activó su cristal y desapareció junto a su yegua.

Martin vio el campo de batalla, habían vencido.

 

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inmortals: The six spirits, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a INMORTALS: The Six Spirits cap 66

  1. Pingback: INMORTALS: The Six Spirits cap 65 | Granheliostranslations

  2. niwbie22 dijo:

    Cuando podras subir mas de un capitulo es q quedar en suspenso es agotador

    Me gusta

  3. eldegollado1 dijo:

    grax x el cap pero xq nos dejas en la mitad de la pelea eres malo la verdad xD

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: INMORTALS: The Six Spirits cap 67 | Granheliostranslations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s