INMORTALS: The Six Spirits cap 46

LYCANCITO
😀 Bueno espero entretenerlos un rato con este cap. Se reirán si imaginan bien el ambiente y también sufrirán 😀
Aunque sólo puedo decir que Ethan es …bueno…   desde que nació ya sabía lo que quería 😛

Sophie (Segunda parte)

– “Ehm… ya está saliendo… esto… puedo ver su cabeza… puja un poco más”; decía Sophie sumamente nerviosa.
– “Ahhhh aaaarg aaaaaaaaaaah”; gritaba Alysha.

De pronto los gritos fueron desplazados por los llantos de un diminuto ser.
Sophie estaba emocionada al recibir al bebé, cortó el cordón umbilical, lo sumergió en agua tibia; que había traído previamente, ya que estaba bañado en líquido amniótico, lo limpió, secó y dijo:
– “Alysha… es hermoso”
– “Je, Shane se sentirá muy feliz de saber que es varón”; dijo una agotada Alysha, recibiendo en sus brazos al bebé; “Lo llamaré Ethan, que significa “Fuerza de Dios”, oh lo siento, sé que no crees en él, pero se me vino a la mente, además Shane también dijo que era una opción si resultaba ser varón”
El bebé ahora no lloraba, simplemente descansaba en el regazo de su madre mientras bebía leche de su pecho.
– “Shane es un irresponsable, cómo se le ocurre dejar a su bella esposa embarazada y tan sola cuando está cerca a dar a luz”; dijo haciendo un puchero.
– “Le dije que no se preocupara, aunque cuando le mencioné que tenía una amiga que me ayudaría me miró extraño”; dijo sonriendo, pero de pronto los ojos de Sophie lucían sorprendidos y preguntó asustada; “¿Qué pasa?”
– “Su… sus ojos, son de color turquesa y su cabello, no me había dado cuenta por la emoción”; dijo, luego sonrió; “Alysha, tu hijo será un mago”
– “¿En serio?”
– “Sí, pero debes cuidarlo de la gente, ya que su color de cabello generará rumores y sería un problema asesinar a todo el pueblo ¿sabes?”
– “Oye, ¿cómo dices eso? Está bien, no te preocupes…Oh, se quedó dormido ¿Quieres cargarlo?”
– “Claro”; dijo tomándolo nuevamente.
– “Espero que algún día puedas tener la dicha de ser madre Sophie”
Sophie miró al bebé y dijo con tristeza.
– “Los vampiros no podemos tener hijos, bueno, no sé de nadie que haya podido”
– “Lo siento, yo…”
– “No te preocupes. Pero qué hermoso es, me quedaré hasta que Shane esté cerca”
– “No sé por qué odia a los vampiros pero si le digo que tú…”
– “No, no me importa, vendré a visitarlos en cuanto tenga tiempo”; dijo alegremente acariciando delicadamente el rostro tan suave del bebé; “Qué adorable, quisiera comerlo”

Sophie volteó lentamente, había dicho algo que no debía, al encontrarse con la mirada de Alysha, ésta se rió silenciosamente.
– “Sophie, sé que lo dijiste sin intención, además sé que nunca nos harías daño a mí o a mi hijo”; dijo con una sonrisa que le hizo ver a Sophie por qué había confiado tanto en ella, la única humana que la vio como a su semejante y no como a un monstruo.
– “Alysha…” dijo conmovida, para luego entregarle el bebé.
– “Sophie, deseo con todo el corazón que puedas sentir este hermoso sentimiento, en un futuro cercano”
– “Gracias…oh parece que Shane está cerca. Nos vemos luego, Alysha”; luego acercando su rostro a Ethan le dio un beso en sus pequeños y suaves labios; “Nos vemos, Ethan”
De pronto Sophie desapareció.

Había pasado un año desde que Ethan nació, para sorpresa de sus padres, era muy inteligente. Shane estaba orgulloso, quería presumir de él en el pueblo pero el color de su cabello, le impedía hacerlo. Uno de esos tantos días salió con Alessia a dejar un encargo a un pueblo cercano y la dejó sola. Sophie apareció de repente dándole un buen susto.
– “Lo siento”; dijo disculpándose.
-. “Tranquila, Ethan me da peores sustos, déjame decirte”
– “¿Y dónde está?”
– “Está en su habitación durmiendo seguro ¿Quieres verlo?”
– “Sí”
– “Uhm, verdad, no te lo he preguntado pero por qué besaste a mi hijo ¿eh?, no me digas que piensas poner tus garras en él y dejar que crezca para que luego te cases con él”; dijo dándole vueltas al asunto.
– “Ehm…ah…”; no supo qué decir ante sus palabras.
– “Bueno… no me importaría la verdad”; dijo mirando a su amiga y abrazándola fuertemente; “Te extrañé mucho”
– “Yo también”
– “¿Podrías hacerme un favor?”
– “Claro, lo que quieras”
– “Ethan se levantará pronto y me preguntaba si podrías cuidarlo por un par de horas, debo comprar algo y hacer unas diligencias en el centro del pueblo”
– “Sí, no hay problema”; respondió Sophie para alegría de su amiga.

Alysha se demoró dándole un montón de indicaciones que la marearon.
Ahora se hallaban en la habitación de Ethan.
– “Ignis”
– “¿Si?”
– “Uhm… ¿Memorizaste lo que dijo Alysha?”
– “Sí, Sophie”
– “Muy bien… ¿Es hermoso, no?”; dijo Sophie mirando al niño.
– “Sí, realmente adorable”

De pronto y sin razón aparente, el bebé despertó y empezó a llorar.
– “¿Eh? ¿Por qué lloras dulzura?”; preguntó al niño quien lloraba cada vez más fuerte.
– “O una de dos; o está hambriento o se ha ensuciado. Revísalo”
– “A ver…”; dijo  tendiendo una sábana en una mesa cercana y depositando al bebé allí, con cuidado fue removiendo su pañal y…; “Dios mío, qué desastre, ¿Cómo es posible que esta linda criatura pueda hacer tal cosa?”

Sophie estaba en pánico, Ignis le aconsejó limpiarlo, Sophie lo llevó de inmediato al baño y agarró un trapo, que era la toalla que usaban para secarse y lo limpió con eso. Luego ordenó a Ignis que calentara agua en la tina que usaban para bañarse.

Ignis se sintió ofendida pero al escuchar que el bebé lloraba sin descanso lo hizo, se encogió y saltó sobre la tina de agua, en pocos segundos el agua empezó a calentarse. Sophie, se sacó el vestido que llevaba y se sumergió junto con el bebé que de pronto se calló.
– “Ahhn”; gimió Sophie de placer.
– “Vaya parece que tiene hambre ahora. Espera, Sophie… ¿te estás excitando o me parece?”
– “No, eso no es…ahn aaahh”; gimió nuevamente, y es que Ethan empezó a chupar y succionar con fuerza su pezón derecho mientras que con una manita pellizcaba el pezón izquierdo de Sophie.
Quiso separarlo de ella pero empezó a llorar así que lo dejó, mientras movía sus piernas inquieta. Ignis se asustó, ya que pensó que Sophie podría cometer un delito así que fue a la cocina y encontró lo que buscaba. Lo puso en su hocico e hizo malabares para llegar ante una sudorosa Sophie que parecía querer hacer algo que no debería.
El problema ahora radicaba en cómo dárselo, entonces a Sophie se le ocurrió una idea, creó una burbuja de agua en la cual introdujo la leche y la moldeó de tal manera que se asemejaba al pezón de una mujer. Apartó a Ethan de su pecho y puso delicadamente el objeto mágico creado, en su pequeña boca.
– “Funcionó”; dijo Sophie sumamente agotada.
– “Sí”
Ethan luego de beber toda la leche se quedó dormido, entonces Sophie lo acurrucó en sus brazos y lo llevó directamente a su cuarto,  lo acostó en la cama y salió de la habitación.
– “Sophie, te estás olvidando de algo”
– “¿Qué puede ser? Ya se durmió”
– “El pañal, aparte no puedes dejar a un bebé desnudo, porque…”; Ethan empezó a llorar nuevamente; “pasa eso”
Sophie entró nuevamente al cuarto y buscó en los cajones de uno de los armarios, ropa que el bebé pueda usar, encontró una camisa, la rompió e improvisó un pañal. Luego le puso otra camisa a Ethan que aunque grande al menos lo calentaría, lo dejó sentado en su cuna, mientras iba a arrojar el pañal a la basura, pero debido al desorden resbaló y el pañal salió volando. En cámara lenta vio como el pañal iba dirigido a Ignis quién estaba distraída, al darse cuenta trató de esquivarlo pero fue demasiado tarde y el pañal le embarró todo el lomo. Ignis de pronto corrió directamente al baño a limpiarse la suciedad, aullando.

En ese instante escuchó algo hermoso, Ethan sentado en su cuna empezó a reír.
Sophie tampoco pudo evitarlo y al verlo también rió a carcajadas.
Ignis, regresó y al verlos reírse de ella, miró con furia a Sophie pero al ver sonreír al niño también lo hizo.

Unos 40 minutos después llegó Alysha.
Ethan estaba dormido y Sophie e Ignis la esperaban en la entrada.
– “¿Se portó bien, futura nuera?”
– “Sí, ¿eh?”
– “Te ves cansada, por cierto me alegro de verte Ignis”
– “Gracias”; dijo Ignis.
– “Bueno Alysha, tengo que irme, vendré en otra ocasión”; dijo Sophie.
– “Ven cuando quieras recuerda que esta es tu casa, cuando no está el gruñón de mi marido”; dijo alegremente.
– “Sí, ahora si me disculpas”; dijo desapareciendo en el bosque.

Alysha vio a su amiga desaparecer e ingresó a la casa.
– “Dios mío, que paso aquí”; dijo Alysha, viendo el desorden que había. Fue al baño y vió que habían usado su toalla como limpiador de traseros, al ingresar a la habitación vio ropa por todos lados.
Pero olvidó todo, al ver que Ethan dormía apaciblemente en su cuna, con un pañal hecho de la camisa de Shane y otra camisa había sido usada para vestirlo.
– “Ay, amiga…”; dijo suspirando.

Sophie iba esporádicamente a ver al niño, cuando Alysha no podía tenerlo, Sophie se ofrecía voluntariosa para cuidarlo. A los 4 años aprendió a montar en el lomo de Ignis y se divertía, mientras ella los observaba afectuosamente.
Una vez cuando él tenía 5 años conoció a Alessia, platicó un momento con ella pero al parecer le caía mal, ya que la miraba inquisitivamente.
Alysha le dijo que Alessia era muy sobreprotectora con su hermanito, y que debía conquistar su corazón si es que deseaba casarse con él. Sophie no entendía el afán de su amiga por casarlos a ambos, pero desde que lo mencionó empezó a imaginarse cosas que no debería.
Sophie habló por última vez con Alysha y le prometió estar para el cumpleaños número 11 de Ethan, ya que quería un poco de acción y una guerra se había iniciado al este.

Esa decisión le haría arrepentirse por el resto de su vida, ya que llegaría demasiado tarde para salvarla a ella y a su familia de la muerte.
Sophie se levantó de la cama, había llorado un poco. Se dirigió a llamar a Katya, así que fue a su habitación pero no encontró a nadie. De pronto escuchó un tumulto, se apresuró a la entrada de la casa y vio a varios tipos encapuchados librar una batalla contra Katya, Kumiko, Aubrey, Eloise, Ignis y Phi.
– “Sophie, aléjate”; gritó Kumiko. Al verla salir.

Pronto su susto se transformó en esperanza al ver a Ethan entrando en batalla contra los encapuchados, derrotándolos.
Caminó fuera de la casa viendo a todas descansando, habían caído varios y sus amigas y familiares sólo sufrieron heridas leves. Ethan estaba sonriendo, pero de pronto su expresión cambió drásticamente y corrió hacia su posición, cuando de pronto un objeto metálico entró por su espalda, atravesando su vientre.
Cayó de rodillas mientras veía con horror la sangre que cada vez se hacía más abundante.

– “Nooooooooooooooooooooooo”; despertó Sophie gritando sumamente asustada, la cama estaba mojada debido a su sudor.
Kumiko y las demás vinieron a ver qué pasaba, se tranquilizaron al ver que sólo fue una pesadilla.
– “¿Qué pasó?”; preguntó Katya.
– “Mi bebé, soñé que alguien me atacaba por la espalda y me atacó en el vientre”; dijo llorando.
– “Sólo fue una pesadilla, tranquilízate”; dijo Katya, para tranquilizarla
– “Sí, pero… fue tan real”; dijo  aún asustada

Kumiko las miraba afectuosamente, mientras veía con cierto recelo a Aubrey.

– “¿Qué pasa, Maestra?”; preguntó Katya mientras abrazaba a Sophie y le acariciaba el cabello.
– “Nada, es sólo que nunca la había visto tan asustada y me sorprendió”

Pasado el susto, Kumiko y Aubrey  salieron de la habitación, quedándose sólo Katya y Sophie.
– “Eso te pasa por dormir mucho”; dijo Katya.
– “¿Qué? ¿Cuánto ha pasado?”
– “Uhm, dos días”
– “Whoah, eso significa que Ethan podría llegar mañana o pasado mañana”
– “Sí, sabiendo que se puso triste cuando se separaron y la velocidad a la que viajaría, podría ser. Al parecer tendré que esperarlo, ya que la dirección que le di, difiere un poco”; dijo Katya.
– “Sí. Ya no quiero descansar, vamos al pueblo.”
– “Está bien, vamos”

….………………………………………………………

Estaba emocionado, al fin llegamos al puerto de Macao, en el Imperio Chino.
Nos despedimos del capitán quien antes de irse me dijo:
– “Muchacho, más te vale hacer una fortuna, porque con tantas mujeres, vienen los hijos”; dijo levantando la mano, despidiéndose.
Extrañamente las demás se quedaron sorprendidas, y empezaron a murmurar entre ellas.

A lo mucho necesitaríamos 2 días para llegar a la ciudad de Yichang, a orillas del río Yangtze.

Compramos unas vestimentas con capucha, que cubrían nuestro cuerpo y sólo dejaba ver parte del rostro. Así si íbamos a velocidad normal, la gente no notaría quiénes éramos.
Una vez cambiados, emprendimos nuestro viaje hacia el norte.

kumiko

 

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inmortals: The six spirits, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a INMORTALS: The Six Spirits cap 46

  1. Pingback: INMORTALS: The Six Spirits cap 45 | Granheliostranslations

  2. eldegollado1 dijo:

    ERES MALVADO CASI ME DA UN PARO CARDIACO LOL XD, pero tuvo bueno el cap, ese ethan si que sabia lo q queria desde bebe ese loco xD.
    PD:MALVADOOOOOOOO!!!!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. racknarsubs dijo:

    Bueno esa sophi Es una Loquilla Se lo queria tirar desde que era Bebe

    Le gusta a 1 persona

  4. DarkAngelJubey dijo:

    mas o menos lo que me imaginaba pero eso puede pasar aun, buen cap gracias esperando el próximo

    Le gusta a 1 persona

  5. johan_flores dijo:

    gracias por el capitulo

    Me gusta

  6. Pingback: INMORTALS: The Six Spirits cap 47 | Granheliostranslations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s