Inmortals: The Six Spirits cap 18

Lycancito:

Buenas buenas, como estan, espero que bien o mejor que yo al menos 😀
Hoy me ocurrió una anécdota mientras vectorizaba al personaje de hoy en el bus :v
Sólo puedo decir que un artista no se avergüenza de su obra y punto.( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)
Una prueba zhukulenta le espera a Ethan ( ͡° ͜ʖ ͡°) aunque dolorosa también :/
Hoy publicaré 2 cap y mañana el tercero.

El bosque encantado

En lo más profundo de la región de Transilvania, rodeada de grandes bosques y de un hermoso paisaje, se encuentra la ciudad de Cluj-Napoca. Lugar de nacimiento del Rey Matías Corvino.
Esta bella ciudad se alza impetuosa mientras sus habitantes viven el día a día normalmente, en ella se encuentra la Iglesia de San Miguel, de estilo gótico y considerado la segunda más grande del reino.
Pero eso no es todo, según los habitantes, al este de la ciudad se halla el bosque Hoia-Baciu, un lugar mágico y encantado.
Las creencias que se transmitieron de generación en generación, advertían que era muy peligroso el adentrarse en este lugar, ya que una vez dentro era una lucha constante con el horror reinante, y también con tus más profundos miedos. Estos miedos se materializaban y si te sometían, la locura se apoderaba de ti, haciendo que prefirieras la muerte antes de sufrir más dolor. Voces infernales se escuchaban allí, llamadas del inframundo que reclamaban una nueva alma para sí.

Allí cerca de la entrada del bosque, sin miedo y retando a la suerte se hallaban cuatro personas, 3 mujeres y un hombre.

Según el libro un espíritu terrible se encontraba en el interior de este bosque, y ya había derrotado a muchos magos en su juego macabro.
Ethan caminó unos pasos, volteó y dijo:
– “Debo ir solo. Esperen aquí, no puedo arriesgar la vida de ustedes en especial la tuya Lyna, le prometí a tu madre que no dejaría que nada te hiciera daño, y lo voy a cumplir, además aún no eres como nosotros.”
– “Ethan si lo que dijeron los habitantes es cierto, necesitamos estar juntos en todo momento. No dejaré que pongas tu vida en riesgo de esta forma. No me parece correcto”, dijo Sophie preocupada.
– “Sophie, déjalo ir”; dijo Katya con una cara seria; “Según el libro debe hacerse en solitario.”
– “Katya si le pasa algo no me lo perdonaré nunca”; pude ver que estaba a punto de llorar.
Caminé hacia ella, la agarré del mentón, levantándolo ligeramente y la besé, luego dije:
– “Regresaré, recuerda nuestra promesa, aún no la he cumplido en su totalidad”
– “Pero…”
Antes que intentara debatir la abracé fuertemente y le dije al oído:
– “No te preocupes y no llores sabes que odio ver llorar a una mujer y mucho más aún si la amo tanto, y si soy el causante de esas lágrimas preferiría morir aquí mismo”
Sophie secó sus lágrimas al comprender lo que dije, sabía que era un hombre de palabra, me devolvió el beso y luego se puso a lado de Katya. Miré a Lyna quien estaba temerosa pero no dijo nada.
– “Mantente expectante porque volveré mucho más fuerte de lo que soy ahora. Aún debo decirle la verdad a tu madre”; dije con una gran sonrisa.
– “Cuídate.”; no me dio tiempo a reaccionar, me besó rápidamente y se puso al lado de Sophie mirando hacia el suelo, su cara parecía querer explotar, parecía un hermoso tomate andante.
– “Katya, te las encargo… y gracias.”
– “Nada de gracias, cuando vuelvas quiero que me hagas lo mismo que le hiciste a Sophie ¿Me entendiste?”; dijo con una mirada coqueta y una sonrisa malévola.
– “Je….E-Está bien. Bueno, nos vemos luego.”
– “Ethan te amo, y vuelve a salvo.”; dijo Sophie. Fueron las últimas palabras que escuché, sonreí y di la vuelta, podía sentir sus miradas de preocupación en mi espalda, avancé decidido y me interné en el bosque.

La espesa vegetación me impedía avanzar con normalidad, al adentrarme sentí un aroma extraño que cubría el lugar. Me pregunto cómo lo encontraré, Lyna mencionó que el simple hecho de internarse en el bosque, era una prueba.
Después de lo que creí que habían sido horas, a lo lejos divisé una pequeña luz, corrí en dirección a ella, una bella laguna se encontraba reflejando los rayos del sol de mediodía.
En ella una hermosa mujer de unos 17 años se hallaba bañándose, al verme salió del agua, pude ver cómo sus senos se movían de un lado a otro, cuando llegó a mi lado me miró y dijo:
– “Eres un pillo, espiando a tu hermana bañándose, está mal muy mal, pero te perdono, así que quítate la ropa y acompáñame”; dijo Alessia halándome del brazo. Me quedé inmóvil, mientras ella me desvestía.
– “Eres tú”; dije con lágrimas en los ojos.
– “Claro que soy yo, quien más podría ser… ¿Ethan?”; dijo mirándome preocupada.
– “Te extrañé tanto, Ale”; dije llorando. La abracé, debido al movimiento brusco ella cayó sobre su trasero y yo caí con mi cabeza entre sus senos, era la misma calidez… la misma suavidad… el mismo aroma… era ella.
– “Auch ¿Qué pasa?”; dijo tratando de liberarse de mí.
– “Ale, Ale, Ale”: dije presionando aún más sus pechos, de pronto un sonido extraño que no había escuchado nunca de mi hermana salió de su boca.
Era un gemido de excitación.
– “¿Qué fue eso?”; pregunté con curiosidad, separándome al fin de ella.
– “Dios, que vergüenza. Ethan no lo vuelvas a hacer, a menos que yo te dé permiso ¿me entendiste?”; dijo con la cara enrojecida y pequeñas lágrimas en los ojos.
– “Lo siento, es que me hizo muy feliz verte”; dije mirando el suelo, sentándome.
Cuando levanté la mirada, se había puesto de pie, me sentí un poco raro al verla a sólo unos centímetros de mí, desnuda. Podía ver claramente su parte íntima, que se hallaba cubierta por finísimos vellos de color ámbar, mi entrepierna me picaba como si hubiera hormigas caminando allí. Era incómodo.
– “¿Qué pasa?”; dijo, ahora eran sus senos los que se balanceaban de derecha a izquierda a pocos centímetros de mí, al momento de inclinarse con ambas manos apoyadas en su cintura.

Con ambas manos cubrí mi entrepierna, había leído sobre esto, al parecer cuando los hombres se excitan cierta parte de su cuerpo se pone dura. Una sonrisa malévola afloró en el rostro de mi hermana.
– “Enséñame lo que tienes allí”; dijo divertida, bajando los brazos, tratando de separar los míos.
Cuando lo logró, lucía sorprendida y de pronto empezó a tocarme allí.
Se sentía muy bien, aunque dolía un poco.
– “De-detente Ale, por favor”; dije casi llorando.
– “Qué lindo te ves, Ethan”; dijo dándome un beso en la boca. Luego se separó, me cargó y lanzó finalmente al agua.
Algunas veces ella jugaba conmigo de esa forma, no puedo negar que era muy divertido, ella me dijo que no les dijera nada a nuestros padres. Le prometí que no lo haría.
Después de salir de la laguna y cambiarnos, nos echamos en la orilla, mientras ella me abrazaba, me quedé dormido.
Al despertar ella ya no estaba, la busqué en todos lados y no la encontraba. De seguro se fue a la casa, empecé a correr, en dirección a ella.
No, no, no, otra vez no.
Cuando llegué la misma escena estaba frente a mí, mi padre carbonizado. Mi madre y hermana a punto de ser quemadas, corrí tratando de impedirlo, pero una fuerza extraña me detenía, sólo era un simple observador en este juego macabro.
Las vi ardiendo en llamas, hasta que sólo quedaron cenizas.
Lloré profusamente.

– “Ethan despierta, despierta”; una cálida voz me llamaba.
Abrí los ojos y allí estaba ella.
– “¿Qué pasó?”; pregunté.
– “Estabas teniendo una pesadilla.”
– “Gracias por despertarme Ale.”
– “Vaya que tienes una imaginación muy pervertida para ser un niño. A pesar de que me tienes a mí estás buscando otras mujeres”
– “¿Eh?”; estaba confundido.
– “¿Qué significa esto?”; dijo mostrándome un cuaderno y continuó; “Título. El aquelarre de Ethan, La exuberante Sophie, la pervertida Katya y finalmente la tranquila y tímida Lyna. Vaya forma de morir de nuestra familia. ¿Yo no soy suficiente? ¿Acaso me odias?”
Ale mostraba un rostro a punto de derramar lágrimas de tristeza, sorprendido, me acerque a ella y la besé, luego cogí el diario, leí un poco y lo rompí frente a ella.
Entonces todo lo había imaginado, todo era falso, mi familia no había muerto.
Sophie, Katya y Lyna sólo existían en mi cabeza, eran fruto de mi imaginación.
Una cierta nostalgia se apoderó de mí.
– “Vamos a nuestro escondite y leamos, traje nuevos libros”; dijo alegremente caminando por la orilla.
– “Sí.”; dije siguiéndola.
Al llegar a la entrada, sentí una especie de escalofrío, la entrada antes iluminada, ahora yacía en tinieblas, Ale desapareció en ella, su voz me llamaba “Ven Ethan, entra”; decía.
En ese momento me percaté de algo que nunca había ocurrido, ella siempre entraba de último, asegurándose de que nadie supiera que estábamos allí.
Claro, como pude olvidarlo, las leyendas decían que uno sufriría de alucinaciones al internarme en este bosque. Me alejé del lugar, poco a poco todo iba viéndose borroso. Hasta que sólo pude ver árboles. De pronto escuché el crujir de una rama detrás de mí y una voz femenina que dijo:
– “Vaya, eres el primero que logra salir, y te diste cuenta muy rápido.”
Al escuchar lo que dijo, volteé lentamente.
Ante mí un hermoso ente de apariencia femenina, cubierta por llamas del abismo, me miraba tranquilamente con sus ojos escarlata. Alrededor de ella habían cientos de almas con vestimentas de diferente época, griegos, romanos, vikingos, otomanos; todos habían sucumbido ante ella, sus almas vagaban sin rumbo, atrapados en este bosque hasta el fin de los días.
– “Bienvenido a mi reino… Ethan Krautz.”; dijo levantando ambos brazos.

Spirits

[[<–Anterior|||Siguiente–>]]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inmortals: The six spirits, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Inmortals: The Six Spirits cap 18

  1. Pingback: Inmortals: The Six Spirits cap 17 | Granheliostranslations

  2. Pingback: Inmortals: The Six Spirits cap 19 | Granheliostranslations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s