Lazy Dungeon Master: Capítulo 4

Vamos a enfrentar a los bandidos de alguna forma

Han pasado dos días desde que he sido invocado. Parece que mis PM aún son 179, no, ahora 190. Podría invocar nueve goblins con eso. Por cierto, ya sé por qué los bandidos no han destruido el núcleo. Lo usan como un calentador de agua. El núcleo brilla ligeramente e irradia algo de calor.

El jefe de los bandidos ha establecido la sala del núcleo como su cama, lo comprendo perfectamente cuando duerme plácidamente con los pies sobre el núcleo. Como era de esperar, veo sus sucios pies en la pantalla cuando abro la ventana para ver cómo van las cosas.

Le da una patada al corazón del núcleo.

—¿B-bien? ¿Podemos ganar PM aunque sea de esos tipos? Es un ganar-ganar, siii, fufufu…

Sabiendo que su corazón fue pateado por un apestoso pie, la loli rubia casi estalla en lágrimas. Es muy adorable.

—Veamos, qué podríamos hacer…

—¡Invoca algo! Goblins para una masacreee. Aunque un hombre-lagarto de 150 PM también estaría bien, esos tipos jamás olvidaran al boss, los apuñalará una y otra vezz.

—Idiota. Lo más probable es que maten al lagarto.

Parece que se siente humillada con su corazón siendo usado como calentador.

—Son ocho enemigos, nuestro poder no es suficiente para derrotarlos. Si para empezar no hubieras invocado un goblin, habríamos ahorrado un poco más de recursos en comida.

—Hmph, no sabía que estos tipos tenían un coste de mantenimiento… espera, ¿cuándo has usado los PM para invocar también un futón?

Por cierto, parece que puedo ver cualquier lugar de la mazmorra desde el núcleo, es una función del menú. Rokuko no lo sabia, así que eso explica por qué no quería tener más de una habitación.

—Entonces, ¿qué haremos?

—Veamos… ¿Qué opinas de cartas? ¿Sabes escribir? ¿Los bandidos saben leer?

—Pero eso es… Si, sé escribir. Me pregunto si los bandidos saben leer, sé que tienen un libro en su botín, así que a lo mejor saben.

—Ya veo. Por favor, escribe todo lo que te diga de forma exacta.

—Valee~.

——————————————————

—¡Jefeeeeee! ¡Despierte por favor!

—Nhag…?

Cuando el jefe de los bandidos se levantó, había una caja allí. ¿Esto estaba ayer? No, me habría enterado antes.

—Qué es esto, ¿cómo ha llegado aquí?

—Ni idea. Rodrigez ha estado de guardia y no ha visto nada.

—¿Ha aparecido de la nada, sin más?

—¿Qué hacemos?

Inspeccioné la caja, pero no parecía haber ninguna trampa en ella. La abrí cuidadosamente y había un casco de acero en su interior. Parece un buen objeto, nuevo y todo.

—Hey, esto es muy bueno, podríamos venderlo por mucho. O quizás podríamos usarlo.

—Jefe, hay algo escrito en el fondo de la caja

—¿Hm? Qué mierda es esta… ¿Un mensaje? Oye, ¡Braken! Deberías de ser capaz de entenderlo. Léemelo.

—¡Vale! A ver…

Le mostró la caja a su subordinado y empezó a leerlo. El contenido del mensaje era muy sorprendente.

[Soy-el-núcl-morra. Gracias-por-derrotar-los-goblins. Esto-es-un-regalo. Si-seguís-haciéndolo-bien, habrán-más-regalos]

—Núcleo de mazmorra… Ah, ¿esto es una mazmorra?

—Eh, no, este lugar se llama Cueva Ordinaria.

—Ah, ¡un momento jefe! He oído que había una mazmorra llamada así cuando era un aventurero.

—¡¿Es eso cierto, Johnny?!

Estoy muy sorprendido. Cuando llegamos, había algo que brillaba en el suelo y sentía un calorcillo agradable cuando lo pisaba. Puede ser… ¿Ese es el núcleo de la mazmorra? Nunca había oído que nadie hablara o se comunicara con un núcleo, pero hemos recibido un mensaje de él. Podría ser una trampa… Pero nadie podría haber traído la caja con alguien vigilando, y había un casco de calidad que no cualquiera podría permitírselo.

Según el mensaje, parece que el casco es un regalo por derrotar a los goblins. Quizás se refiere a los goblins que hemos pateado cuando llegamos a la mazmorra. Para nosotros, cinco goblins son basura. Conseguir algo tan valioso como esto por derrotar tal escoria…

—Hey hey, ¿esto es en serio? ¡La suerte me ha sonreído!

Hay historia muy famosas sobre mazmorra. En específico, hay una sobre una mazmorra llamada El Laberinto Albino en la capital imperial. No, esa ciudad fue construida alrededor de la mazmorra, estaba allí desde un principio. Haciendo honor a su nombre, habían criaturas allí, pero también muchos tesoros valiosos como armaduras mágicas. Y esto es una mazmorra, aunque no he  visto a ninguna criatura. A lo mejor lo eran esos cinco goblins, y el tesoro es este casco.

—Ya veo, he satisfecho a la mazmorra.

El jefe bandido sonrió. La mazmorra entrega tesoros a quien la satisface, así que puede producir riquezas infinitas.

[Si seguís haciéndolo bien, puedo daros más cosas]

Pensándolo bien, los cuerpos de los goblins desaparecieron antes de que nos diéramos cuenta. Pensé que alguien los había limpiado por nosotros, aunque… Parece que es así. La caja de madera que tenía el casco también desapareció antes de que nos diéramos cuenta.

——————————————————

—¡¿Por queeeeeeee-? ¡Por qué! ¡¿Por qué le has dado una recompensa a alguien como él?!—gritó la loli rubia mientas estaba escribiendo sobre eso.

Pluma y tinta, 5 PM . Caja de madera, 5PM. Casco de acero de alta calidad, 170 PM.

Gastando todo el PM que teníamos, ahora estamos a 0. Lo he invertido para darle un regalo al jefe de los bandidos.

—¡¿Por quée?! ¡No habría sido muy complicado invocar goblins!

—Y entonces moriré cuando hubieran fracasado, ¿verdad? Jajajaja, lo siento. No quiero morir todavía. Quiero dormir.

—E-eso es… ¡eres un traidor! Sí, eso es, ¡traidor!

—Hemos conseguido algo de tiempo con esto. Ya tendremos la oportunidad de masacrarlos, así que relájate.

—¿Eh?

Rokuko puso una cara de tonta, quizás se sorprendió de que dijera la palabra “masacrar”.

—¿Qué? ¿No les diste un regalo para ayudarlos ya que también eres humano?

—¿Hah? Solo quiero dormir en mi cama en paz. Así que, ¿por qué iba a dejar en paz a esos peligrosos bandidos?

—Eeh… B-bueno, ¿Entonces no te importa matar a personas de tu misma especie?

—Ni idea, yo solo quiero dormir. Pero no quiere decir que vaya a eliminarlos de forma directa… Bueno, ya no hay nada más que pueda hacer. Buenas noches.

Saqué el futón y me acosté.

—¡E-e-espera! ¡Explícame un poco más por favor!

—Está bien, te lo diré. Mañana. Buenas noches.

—¡N-ni se te ocurra dorm-! …!

En cuanto me quedé dormido, la voz de Rokuko se desvaneció. Parece que la orden que le di el primer día aún funciona, perfecto. Buenas noches.

[← Anterior][-Índice-][Siguiente →]

Esta entrada fue publicada en Lazy Dungeon Master. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s